Manos de dos personas revisando un documento

¿Declaración electrónica, en papel o con la ayuda de un profesional? Cómo declarar tus impuestos este año

Tienes que declarar tus impuestos todos los años, ¿pero cuál es la mejor forma para ti? Primero, es importante que comprendas qué implica cada método:

Declaración electrónica: olvídate de los papeles

Según el Servicio de Impuestos Internos (IRS), en 2017, hubo alrededor de 126 declaraciones de impuestos electrónicas. La declaración electrónica tiene muchos beneficios. Con la declaración electrónica puedes obtener tu devolución más rápido, y las aplicaciones de declaración electrónica pueden ayudar a garantizar una mayor precisión, ya que revisan automáticamente los errores o la información faltante.2

Asesor fiscal: preferir a los profesionales

Con un código tributario federal complejo de más de 74,000 páginas, no es de sorprenderse que más de la mitad de los contribuyentes de EE. UU. contratan a un profesional para ayudarles. Si eliges ese camino, asegúrate de que tu asesor tenga un Número de Identificación Tributaria de Asesor (PTIN) del Servicio de Impuestos Internos (IRS) y averigua sus tarifas de servicio con anticipación.3 También, ten en cuenta que si tu asesor fiscal hace 10 o más declaraciones en un año, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) exige que tu declaración de impuestos se haga electrónicamente.3

Declaraciones en papel: preferir lo tradicional

Si haces la declaración en papel, la recepción puede demorar de seis a ocho semanas, pero en algunas instancias la debes enviar por correo:

  • Vives en un estado de bienes gananciales y estás casado(a), pero haces una declaración de impuestos aparte.
  • Declaras a un dependiente que ya fue declarado por otra persona.
  • Envías un formulario de impuestos que no se puede declarar electrónicamente (como por ejemplo un acuerdo de manutención múltiple).
  • Haces la declaración antes o después del período establecido para hacer la declaración electrónicamente.

Mantener organizados los documentos

Ya sea que hagas tu declaración de manera electrónica o en papel, no esperes hasta fin de año para llevar un registro de tu información tributaria. Durante el año, archiva tu información tributaria en tres carpetas:

  • Ingresos (salario, dividendos, intereses, ganancias, distribuciones, formularios 1099 y W-2).
  • Gastos (donaciones benéficas, estados de cuenta de la hipoteca, facturas médicas, gastos en guardería infantil, facturas de servicios públicos y costos no reembolsables relacionados con el empleo).
  • Inversiones (estados de cuentas, compras, ventas, ganancias, pérdidas, intereses, dividendos, bases de costos, contribuciones anuales al plan de jubilación, formularios 1099 y K-1).4

Luego podrás recuperarlos fácilmente, y la preparación de la declaración de impuestos no será una pesadilla. Y cuando ya estés listo para hacer tu declaración, de manera electrónica o en papel, siempre recuerda firmarla.

Una vez que llegue la temporada de impuestos, te resultará útil recordar esta lista de control para estar preparado:

Recopila información personal

Asegúrate de tener información básica, incluidos los números de Seguro Social y la información de empleador, para cada persona en tu declaración. Crea una carpeta en tu computadora personal con este tipo de información para que siempre sepas dónde encontrarla.

Recopila datos sobre ingresos

Recopilar tus formularios y los de tu cónyuge es un buen primer paso, pero recuerda que puedes tener ingresos que no estén incluidos en tu formulario W-2. No olvides declarar cualquier ingreso que hayas recibido a lo largo del año, incluyendo:

  • Dinero de inversiones
  • Pensión alimenticia
  • Propiedades para alquilar
  • Negocios que realices desde tu casa
  • Ganancias de casinos o la lotería

Toma nota de deducciones y créditos detallados

Las deducciones de impuestos disminuyen tu cantidad total de ingresos imponibles. De modo que es importante que realices un seguimiento de todo lo que puedas deducir. Algunas deducciones estándar incluyen:

  • Costos de cuidado de niños
  • Costos de educación
  • Pagos de intereses de hipotecas
  • Donaciones caritativas

La mayoría de las deducciones requiere recibos y otra documentación, así que consulta a tu asesor de impuestos para asegurarte de tener todo el papeleo necesario.

Documenta los impuestos que ya pagaste

La mayoría de los empleadores deducen los impuestos federales, estatales y otros de cada cheque de pago. Estas deducciones se detallarán en tu formulario W-2. Si eres un empleado contratado o tienes una empresa, tendrás que mantener tus propios registros fiscales.

Toma nota de cambios en tu vida en el último año

Los acontecimientos significativos pueden afectar tu declaración de impuestos. Puedes ser elegible para reclamar deducciones adicionales si tuviste un acontecimiento reconocido por el Servicio de Impuestos Internos (IRS), tal como:

  • Te casaste
  • Te divorciaste
  • Tuviste un bebé
  • Te mudaste a otro estado

Aprende sobre los cambios en impuestos que se aproximan

El código fiscal federal cambia todo el tiempo. Asegúrate de hablar con tu asesor de impuestos sobre cómo estos cambios pueden afectarte cada año. Las propuestas de la legislación fiscal que se aproximan pueden afectar a las categorías de impuestos más altas. Asegúrate de leer estos proyectos de ley, especialmente si los ingresos de tu familia exceden los $250,000 por año.

Fuentes:

[1] http://www.efile.com/efile-tax-return-direct-deposit-statistics/

[2] https://www.wellsfargo.com/tax-center/electronic-filing/

[3] https://www.irs.gov/uac/Newsroom/IRS-Urges-Taxpayers-to-Choose-a-Tax-Preparer-Wisely--for-the-Filing-Season-Ahead

[4] www.fool.com/personal-finance/taxes/get-organized-for-the-irs.aspx

Las leyes federales de impuesto sobre la renta son complejas y están sujetas a cambios. Ni la compañía ni sus representantes brindan asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Deberías consultar a un abogado o profesional especialista en impuestos competente para obtener respuestas a preguntas específicas sobre impuestos que se apliquen a tu situación.