Aspectos básicos sobre impuestos

Interiorizarse sobre impuestos no es divertido. Pero comprender algunos aspectos básicos puede ayudarte a estar mejor preparado para el momento de preparar la declaración de impuestos.

  1. Llama a casa de tus padres (si eres menor de 24) para confirmar cómo preparan su declaración

    Si eres menor de 24, pregúntales a tus padres si te incluyen como dependiente en sus declaraciones de impuestos antes de presentar la tuya. Si ya terminaste la universidad o tienes un empleo de tiempo completo, es probable que tengas que presentar tu propia declaración. Pero te puedes evitar algunos dolores de cabeza al preguntar primero.

  2. Consulta tus retenciones

    Es fácil alardear cuando recibes un cheque de reembolso por un monto alto, pero eso significa que le has estado dando al gobierno dinero sin intereses durante el año. Pide a tu empleador que ajuste el monto que te retiene de cada cheque de salario para que refleje de manera más precisa los impuestos que tendrás que pagar al final del año. El Servicio de impuestos internos (IRS) ofrece  una calculadora en línea para ayudarte a completar el formulario W-4 que usa tu empleador para saber cuánto dinero retener de cada cheque de salario.

  3. Consulta si alguna de las normas de "Trabajador autónomo" reflejan tu situación actual

    Si conduces para un servicio de transporte compartido una vez por semana o realizas trabajos ocasionales sin relación de dependencia, deberás pagar impuestos por el ingreso como trabajador autónomo. A diferencia de los cheques de salario regulares, aquí no se retienen impuestos, por lo que es necesario que planifiques y registres tus ingresos con cuidado.

    En muchos casos se te pedirá que pagues los impuestos de manera trimestral, en lugar de hacerlo al final del año, para evitar pagar multas cuando presentes la declaración en abril. Sin embargo, puedes deducir muchos gastos relacionados con tu trabajo secundario. Consulta el  Centro impositivo para trabajadores autónomos para obtener más información y hojas de cálculo modelo.

  4. Si calificas, aprovecha los recursos gratuitos para presentar tu declaración de impuestos

    Desde contadores hasta software impositivo, hay muchos lugares a los que puedes acudir para recibir ayudar para presentar tu declaración de impuestos. Pero si ganas menos de $66,000 al año, el Servicio de impuestos internos (IRS) ofrece  software gratis para guiarte en el proceso de completar y presentar tus declaraciones de impuestos. Si ganas más dinero, puedes  completar y presentar los formularios en línea sin cargo, solo que hay menos guías.

  5. Presenta una declaración desglosada si se aplica a tu situación

    A menos que tengas un gran número de gastos deducibles, tiene más sentido usar la deducción estándar ($12,000 para individuos o $24,000 para personas casadas que declaran impuestos en conjunto en 2018). Pero, si tienes una hipoteca, impuestos estatales y locales, facturas médicas por grandes sumas o gastos de trabajador autónomo, tal vez tengas suficientes deducciones para justificar una declaración desglosada.

    No se trata solamente de los elementos con grandes gastos. Las donaciones a obras de caridad, las mejoras para el hogar con el objetivo de ahorrar energía, los gastos para buscar empleo y de trabajador autónomo se pueden deducir si presentas una declaración desglosada. Recuerda guardar todos los recibos y registros para que puedas calcular de manera precisa cuando llegue el momento de presentar las declaraciones de impuestos y justificar tus deducciones en caso de una auditoría.

  6. Los préstamos para estudiantes pueden ser deducibles

    El interés de los préstamos para estudiantes  puede ser deducible hasta $2,500 incluso si no presentas una declaración desglosada. Si todavía estás en la universidad o continúas con tu educación, puedes ser elegible para el  Crédito Tributario de Oportunidad para los Estadounidenses (AOTC, en inglés) o para el  Crédito Perpetuo por Aprendizaje (LLC, en inglés), cada uno de los cuales podría reducir tu carga fiscal en miles de dólares.

  7. Aprovecha las oportunidades antes de impuestos y las igualaciones del empleador

    Si tu empleador te ofrece un plan 401(k) u otro plan de jubilación, tómalo como una oportunidad de ahorrar dinero antes de impuestos. Con igual importancia, si tu empleador iguala tus contribuciones, es prioritario que cumplas con tu parte. Es una oportunidad para duplicar tu dinero.

  8. Ten en cuenta las implicaciones fiscales de los acontecimientos importantes de tu vida

    ¿Te estás por casar? ¿Estás esperando un hijo? Ambas situaciones tienen consecuencias fiscales importantes. Informa al Seguro Social si  cambias tu nombre cuando te casas o te divorcias y recuerda  solicitar los números de Seguro Social de tus hijos recién nacidos. Necesitarán uno si piensas incluirlos como dependientes en tu declaración de impuestos. Si piensas en casarte, hazlo ante del 31 de diciembre. Podrán declarar como matrimonio por todo el año.

    Si te mudas por cambio de trabajo, o si te mudaste por un trabajo después de terminar la universidad, podrás deducir los gastos de mudanza, incluso si no haces una declaración desglosada. Sin embargo, debes cumplir con algunos criterios relacionados con la distancia a la que te mudaste y tu antigüedad en el empleo nuevo.

  9. No te olvides de los impuestos estatales

    Una vez que hayas terminado con los impuestos federales, no te olvides de que probablemente tengas que hacer una declaración por el impuesto estatal sobre el ingreso, a menos que vivas en uno de los siete estados que no tienen ese impuesto. Las fechas de las declaraciones pueden diferir, así que recuerda averiguar qué debes hacer y cuándo se la presentación. Muchos programas de software impositivo transfieren la información de tus declaraciones federales y de ahorran tiempo a la hora de preparar tu declaración estatal.

    Los impuestos son solo un aspecto de tu panorama financiero más amplio, que incluye  ahorros, inversiones y tus planes para el futuro. Considera consultar a un  asesor financiero o consulta a Nationwide para  buscar un especialista en inversiones hoy.

Las leyes federales de impuesto sobre la renta son complejas y están sujetas a cambios. Ni la compañía ni sus representantes brindan asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Deberías consultar a un abogado o profesional especialista en impuestos competente para obtener respuestas a preguntas específicas sobre impuestos que se apliquen a tu situación.