¿Debería Refinanciar Mi Hipoteca?

Una pauta general para determinar si deberías refinanciar tu hipoteca es que deberías hacerlo únicamente si puedes bajar tu tasa de interés en al menos un 2%. Si bien esta es una buena pauta a seguir, no se trata de una regla inflexible a la hora de refinanciar una casa. Existen otros factores a considerar al decidir si el refinanciamiento de tu préstamo para vivienda es adecuado para ti.

  1. Tasas de refinanciamiento de hipoteca

    Al refinanciar tu hipoteca, estás reemplazando tu hipoteca actual por una nueva. Tu nueva tasa de refinanciamiento de hipoteca se basa en parte en tu historial crediticio. De modo que si tu calificación de crédito o situación financiera ha mejorado significativamente desde la obtención de tu préstamo actual, quizás sea un buen momento para refinanciar.

    Por supuesto, necesitas averiguar cuál será tu nueva tasa de interés. La mejor manera de hacer eso es hablar con un especialista en préstamos hipotecarios. Podrá darte una buena idea sobre tu posible tasa de financiamiento hipotecario.

    Además, es posible que tengas la opción de pagar un punto por adelantado. Por ejemplo, si estás en condiciones de pagar el 1 % del préstamo de tu propio bolsillo, quizás puedas bajar la tasa de financiamiento de tu hipoteca. Después de hablar con un especialista en préstamos para determinar tu nueva tasa de interés, podrás calcular tus ahorros mensuales y determinar si el costo de refinanciamiento de la hipoteca lo vale.

  2. Plazos de refinanciamiento de la hipoteca

    Si refinancias tu préstamo varios años después del inicio de su duración, ten en mente que esto puede alargar el plazo. Por ejemplo, si cambias una hipoteca de 30 años por otra de 30 años después de 15 años, terminarás pagando durante 45 años en total. Tus pagos después del refinanciamiento disminuirán significativamente, pero estarás pagando durante muchos años más de lo que creías originalmente. Y, a menudo, terminarás pagando más en intereses con el paso del tiempo.

    Por el otro lado, si cambias una hipoteca de 30 años por una de 15 años después de 10 años, es posible que ahorres miles de dólares. Incluso con una tasa de interés más baja, tus pagos mensuales pueden aumentar, pero acortarás el periodo de tu préstamo y terminarás pagando menos intereses con el paso del tiempo.

  3. Cargos de refinanciamiento de la hipoteca

    Los cargos de refinanciamiento de la hipoteca pueden ascender a miles de dólares e incluir:

    • Cargo por solicitud de hipoteca
    • Cargo de creación
    • Informe crediticio
    • Inspección de la vivienda
    • Cargo por preparación de documentos
    • Multa por pago adelantado
    • Cargo de tasación
    • Evaluación de título
    • Certificación de inundación
    • Inspección de plagas
    • Servicios de mensajería
    • Cargos de titularidad y registro
    • Impuestos varios
     

    En términos generales, deberías estar preparado para pagar entre el 3 y el 6 % del capital refinanciado de un préstamo en cargos de refinanciamiento.

  4. Seguro de hipoteca privada (PMI, en inglés)

    Algunos propietarios de viviendas refinancian para deshacerse del seguro de hipoteca privada o PMI, que por lo general se solicita si el saldo del préstamo es superior al 80 % del valor de tu hogar. Eliminar el PMI no siempre requiere refinanciamiento, pero refinanciar tu casa puede ser una oportunidad para deshacerte de este gasto adicional mientras reestructuras tu préstamo para obtener una tasa de interés más baja o un plazo diferente.

  5. Tu capital propio del valor del hogar

    Otro motivo para que los propietarios de viviendas refinancien es crear capital con mayor rapidez. O hacer uso del capital que ya tienen. Cuando refinancias un préstamo de 30 años con uno de 15 años, aumentarás tu capital en la mitad del tiempo. Esta estrategia de refinanciamiento también te ayudará a ahorrar dinero en intereses ya que solo demoras la mitad del tiempo en saldar el pago de tu préstamo.

    Por otro lado, si ya tienes capital en tu casa, pueden aprovecharlo para financiar educación, mejoras en el hogar u otros gastos inesperados. Con esta estrategia, puedes refinanciar tu préstamo hipotecario por más de lo que adeudas en la actualidad para obtener acceso al dinero en efectivo que necesitas.

  6. Ahorros por refinanciar la hipoteca

    Es importante decidir cuánto tiempo estarás en tu casa actual para asegurarte de que tus ahorros superen el costo de refinanciamiento de la hipoteca.

    Para averiguar cuánto tiempo te llevará recuperar los costos de refinanciamiento, divide el costo total de refinanciamiento por el monto que ahorrarás en el pago de tu hipoteca cada mes. Esa cifra es la cantidad de tiempo, en meses, que te llevará cubrir las pérdidas.

    Si planeas quedarte en tu casa durante más tiempo del que te llevará cubrir las pérdidas, quizás te convenga refinanciar tu préstamo.

    ¿Tienes más preguntas o quieres más información? Visita a nuestro socio  Axos Bank.