Aprender cómo hacer un presupuesto

Administrar tu dinero y aprender a mantenerte dentro de tu presupuesto puede ser difícil. Es posible que te preocupe no estar ahorrando suficiente dinero.

Pero si usas una planilla mensual puedes darte cuenta de dónde van tus fondos y encaminar tu cuenta bancaria. Lleva tiempo y energía, pero podrás entender mejor cuál es tu situación financiera y qué necesitas hacer para ahorrar o recortar gastos.

Durante el proceso de elaboración de tu presupuesto, pueden surgir situaciones inesperadas y quizá debas tomar fondos de tus ahorros. Siempre y cuando adoptes el hábito de ahorrar un poco todos los meses, podrás acumular dinero en tus cuentas de ahorro en muy poco tiempo.

Las siguientes son algunas pautas para crear un presupuesto mensual que te ayudará a cubrir tus gastos y ahorrar para el futuro:

Usa el método de presupuesto 50/30/20

Un presupuesto de muestra divide tu ingreso después de impuestos en tres categorías: Lo que necesitas, lo que quieres y los ahorros y pagos de deudas.

Lo que necesitas, que da cuenta del 50% de tus ingresos, debe incluir los pagos de vivienda, comida, servicios, transporte, pagos mínimos de préstamos y tarjetas de crédito y gastos de guardería.

Si superas el 50%, necesitarás tomar fondos de la segunda categoría, lo que quieres, que representa el 30% de tu presupuesto mensual. En esta categoría por lo general se incluyen los gastos en entretenimiento, por comer fuera y viajar, pero varían según cada persona.

La tercera categoría, ahorros y devolución de deudas (saldos de tarjetas de crédito y préstamos), conforma el 20% de tu presupuesto mensual. Puedes usar esto para crear un fondo de emergencia de al menos $ 500, ahorrar para tu jubilación y tener más dinero para el futuro.

Los pagos de tarjetas de créditos exigen a los titulares que hagan pagos mínimos mensuales, y el monto adeudado en la factura mensual puede modificarse en función del saldo de la tarjeta. Pagar el saldo total todos los meses es una forma responsable de usar tu tarjeta de crédito, ya que se devengan intereses sobre cualquier porción impaga de tu factura mensual y esto aumenta tus pagos mensuales. Apunta a pagar más que el pago mínimo para reducir rápidamente los saldos.

Otros préstamos, como los de autos y las hipotecas, por lo general se mantienen estables todos los meses. Es más fácil presupuestar el pago de estos préstamos porque puedes anticipar el monto en dólares. Mantenerte encaminado con los pagos de tus tarjetas de crédito y otros préstamos te ayuda a garantizar que tu calificación del crédito se mantenga alta y es una parte importante de una administración financiera sólida.

Consejos para mantenerte en la buena senda

Tu presupuesto mensual debe ser fácil de usar. Una alternativa es usar una herramienta de presupuestos en línea para hacer un seguimiento de tu presupuesto y crear una planilla nueva por mes.

También es recomendable pedir a un amigo o familiar que te ayude a mantenerte a raya. La siguiente es una forma de lograr que esto funcione: ambos pueden elaborar presupuestos más o menos al mismo tiempo y consultarse mutuamente con frecuencia para ver cómo les está yendo. El contacto regular puede ser un recordatorio para que mantengas tu resolución y el camino trazado.

También puedes consultar a tus familiares mayores que ya lograron ahorrar, y hasta reunirte con ellos en forma periódica. Pueden orientarte con respecto a lo que hicieron bien y cuáles son los inconvenientes que deberías intentar evitar.

Finalmente, debes ser realista con tu presupuesto. El éxito puede llevar un tiempo. Si asignas demasiado a tus ahorros, corres el riesgo de quedarte con pocos ingresos. Esto te puede dificultar pagar tus facturas y añadir presión innecesaria al proceso del presupuesto.

Recuerda que el proceso de elaborar un presupuesto es un aprendizaje.

Siempre y cuando te crees hábitos y los sigas, tendrás mayor control sobre tu dinero en poco tiempo. Elabora un presupuesto mensual y respétalo.