Ser el garante del préstamo estudiantil de tu hijo vs. préstamos para padres

Tu hijo(a) pronto comenzará la universidad. Como padre, probablemente tengas sentimientos encontrados (¡es un momento agridulce!) y muchas preguntas acerca del lado financiero de las cosas. Seguramente los préstamos estudiantiles son lo primero que te viene a la mente.

Si bien tu hijo(a) puede pedir prestado fondos por su cuenta, es posible que también estés considerando darle una mano. Para ayudar a que la universidad sea más asequible para tu hijo(a) puedes ser el garante de su préstamo u obtener un préstamo para padres. Sin embargo, antes de elegir una de las dos opciones, es importante comprender las ventajas y desventajas de ser el garante de un préstamo y obtener un préstamo para padres.

La diferencia clave

Como cofirmante del préstamo de tu hijo(a), tú eres tan responsable de los pagos como tu hijo(a). Cuando obtienes un préstamo para padres, tú eres el único responsable. Ciertamente hay motivos para elegir uno u otro.

Ser el garante del préstamo estudiantil de tu hijo(a_

Las ventajas de ser el garante del préstamo de tu hijo(a) son dobles: Ayudas a que tu hijo(a) obtenga la aprobación y puedes ayudarlo(a) a recibir una mejor tasa de interés.

Cuando tu hijo(a) es joven y recién está empezando, su calificación del crédito probablemente sea regular ya que no ha tenido tiempo de construir un perfil crediticio sólido aún. Es posible que a tu hijo(a) se le rechace el préstamo estudiantil privado que desee obtener por su cuenta o que reciba una tasa de interés mediocre, si le aprobaran el préstamo. Al agregarte como cofirmante (siempre y cuando tengas un buen crédito), le haces saber al prestamista que hay alguien con un crédito sólido que respalda el préstamo. A cambio, a menudo logras la aprobación del préstamo para tu hijo(a) con una mejor tasa de interés.

Muchas veces, se agrega un cofirmante simplemente para la aprobación, no con la intención de que ayude con los pagos. Sin embargo, asegúrate de conversar sobre esto antes para que no haya malos entendidos. ¿Se espera que tu hijo(a) haga todos los pagos después de su graduación? ¿O planeas pagar algo o la totalidad del préstamo? Es una buena idea analizar tus expectativas con anticipación. Sin embargo, ten en cuenta que tanto tú (como cofirmante) como tu hijo(a) (prestatario principal) son legalmente responsables del préstamo aunque al principio hayan acordado que solo una parte haría los pagos.

Además, recuerda que este préstamo incidirá en tu calificación del crédito y la de tu hijo(a). Es una oportunidad para ayudar a que tu hijo(a) establezca un historial de crédito.

Obtener un préstamo para padres

Con un préstamo para padres, tú asumes toda la responsabilidad de pagar al menos una parte de la educación de tu hijo(a). Un préstamo para padres es la opción más simple si tu intención es pagar la suma total del préstamo. No tendrás que preocuparte acerca de las ambigüedades sobre quién hará el pago mensual. Siempre serás tú.

Como el préstamo está a tu nombre, el hecho de hacer pagos regularmente incidirá solo en tu calificación del crédito, no en la de tu hijo(a). No tendrás el potencial de impulsar la calificación del crédito de tu hijo(a) como cuando eres cofirmante. Sin embargo, también tienes la tranquilidad de saber que solo tus propias acciones inciden en la cuenta y en tu calificación del crédito.

Aquí estamos analizando los préstamos privados, pero ten en cuenta que también hay un préstamo para padres, el Préstamo PLUS para padres, ofrecido por el gobierno federal. Es una opción para los padres de estudiantes de pregrado dependientes y exige una solicitud por separado de la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA). A diferencia de otros préstamos federales, tu perfil crediticio es un factor para la aprobación.

Refinanciar un préstamo cuando eres cofirmante o un préstamo para padres

Cuanto tu hijo(a) se gradúe, es posible que quieras intentar obtener una mejor tasa de interés. Como cofirmante, no puedes transferir toda la responsabilidad a tu hijo(a) al refinanciar; tu hijo(a) debería ser la persona que solicite el refinanciamiento. Sin embargo, podrías refinanciar los préstamos a tu nombre.

Tu hijo(a) podría optar por otro préstamo privado contigo o sin ti como cofirmante. Si obtiene un préstamo por su cuenta, solo recuerda que esta vez evaluarán su perfil crediticio para la aprobación, no el tuyo. Además de agregar a un cofirmante, hay otras maneras para que tu hijo(a) obtenga la mejor tasa de interés posible.

Con un préstamo para padres, puedes refinanciar tu préstamo como préstamo privado. Es posible que algunos prestamistas también tengan la opción de refinanciar el préstamo a nombre de tu hijo(a) en lugar de a tu nombre.

Una última consideración

Es un tema sombrío, pero es algo muy importante a tener en cuenta: ¿Qué ocurre con los préstamos estudiantiles privados si sucede lo inesperado?

Si el cofirmante muere, el hijo (prestatario principal) tendrá toda la responsabilidad sobre el préstamo. En el caso de un préstamo para padres, es posible que se ofrezca una baja por fallecimiento ya que el préstamo está solo a nombre del padre/la madre. Con el fin de proporcionar seguridad financiera a tus seres queridos, primero debes comprender cuál sería la obligación financiera para tu situación y luego considerar elegir una póliza de seguro de vida. Ayudarás a proteger a tu familia si sucediera lo impensable.