mujer mirando una botella de vino

Una tarjeta de crédito, si se la usa con responsabilidad, puede ser una herramienta financiera muy útil. Hacer pagos únicos y constantes puede mejorar la clasificación de crédito, y algunas tarjetas ofrecen recompensas para compras o incluso una tasa de interés del 0% por un breve período de tiempo sobre saldos de dinero de otras tarjetas de crédito.

Pero si tus gastos con la tarjeta de crédito se salen de tu control, los pagos mensuales y el interés acumulado pueden volverse un problema. Sigue estos consejos sobre tarjetas de crédito para ayudar a evitar problemas comunes:

  1. Cancela tu saldo todos los meses.

    Evita pagar interés sobre las compras hechas con tarjetas de crédito al cancelar el saldo total cada ciclo de facturación.1 Resiste la tentación de gastar más de lo que puedes pagar en un mes cualquiera y disfrutarás de los beneficios de usar una tarjeta de crédito sin los cargos en concepto de intereses.

  2. Usa la tarjeta para necesidades, no para cosas que te gustan.

    Una tarjeta de crédito debería usarse con cuidado. Las compras innecesarias pueden conducir a deudas. Las tarjetas de crédito pueden usarse en situaciones de emergencia, como una factura de un teléfono móvil que vence antes de tu próximo día de pago. Usa la tarjeta de crédito como un préstamo temporal que te haces a ti mismo, y luego reintegra el monto prestado tan pronto como puedas disminuir o evitar cargos por intereses por completo.

  3. Nunca omitas un pago.

    Paga la factura todos los meses, incluso si solo puedes cubrir el pago mínimo. Pasar por alto un pago puede resultar en un cargo por mora, tasas de interés de multa y un impacto negativo en tu  calificación de crédito.

  4. Usa la tarjeta de crédito como una herramienta de presupuesto.

    Si estás seguro de que puedes usar una tarjeta de crédito de forma responsable y cancelar el saldo cada mes, intenta usarla como una herramienta de presupuesto. Al hacer todas tus compras con la tarjeta de crédito, puedes ver exactamente cuánto has gastado al final del mes. Por supuesto que solo deberías hacer esto si sabes que puedes cancelar el saldo cada mes. Para asegurarte de que los gastos con la tarjeta de crédito no se te escapen de las manos, nunca cargues más a tu tarjeta de lo que tienes en tu cuenta del banco.

  5. Usa una tarjeta de recompensas.

    Si usas una tarjeta de crédito para hacer la mayoría de las compras o todas, tiene sentido usar una tarjeta que ofrezca recompensas. No solo puedes evitar el pago de intereses, sino también ganarás recompensas como efectivo, millas aéreas o puntos en comercios minoristas.

  6. Mantente por debajo del 30% de tu límite de crédito total.

    Una forma de mantener en buen estado tu calificación de crédito es conservar el índice de utilización de crédito por debajo del 30%. Este índice de utilización de crédito es el porcentaje del crédito total disponible que estás usando. Por ejemplo, si tu límite es $1,000 deberían mantener tu saldo por debajo de $300. Pero el índice de utilización de crédito se aplica a la suma de todas tus tarjetas; entonces, si una tarjeta de crédito tiene un límite de $3,000 y un saldo de $3,000, y una segunda tarjeta tiene un límite de $7,000 sin saldo, estás justo en el nivel del 30% ($3,000 de $10,000 disponibles), que es donde quieres estar.

[1] Al cancelar el saldo total de tus compras cada ciclo de facturación, nunca se te cobrarán intereses sobre esos saldos. Sin embargo, esto puede no aplicarse a las transferencias de saldos y los adelantos de efectivo. Estos, a veces, comienzan a acumular intereses desde el día del cargo. Recuerda leer la documentación de tu tarjeta de crédito para conocer cómo tu prestamista calcula los intereses de estos cargos.

El producto, la cobertura, los descuentos, los plazos de los seguros, las definiciones y otras descripciones están destinadas sólo para fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones y la información contenidas en los contratos y pólizas de seguros individuales y/o las páginas de la declaración de las empresas de evaluación de riesgos afiliadas de Nationwide, que son normativas. Dichos productos, coberturas, términos y descuentos pueden variar según el estado y se pueden aplicar excepciones.