Cuándo contratar a un profesional

Remodelar tu casa tú mismo puede ser inmensamente satisfactorio y aumentar el valor de tu propiedad. Puedes ocuparte tú mismo de muchos proyectos de mejoras del hogar, pero es mejor dejar algunos en manos de profesionales.

Por lo general, si tienes tiempo, el proyecto es seguro y disfrutas de hacer renovaciones, puedes encargarte tú mismo. Si es peligroso, complicado o necesita terminarse en poco tiempo, considera contratar a un profesional.

Estas son cosas a tener en cuenta al decidir entre hacerlo tú mismo (DIY) y contratar a un profesional.

 
  1. ¿Tu tiempo o dinero es más valioso?

    La mano de obra es uno de los aspectos más costosos de las reparaciones del hogar, superando por mucho el costo de los materiales para trabajos pequeños. Espera que los contratistas cuesten aproximadamente entre un 10% y un 15% más que los gastos de materiales para la mayoría de los proyectos1. Para proyectos pequeños, considera sus tarifas por hora y cargos mínimos.

    Debido al alto costo de la mano de obra, si tu proyecto es relativamente simple o puedes tomarte tu tiempo, considera hacer tú mismo el trabajo. Pintar o instalar azulejos en una nueva adición son dos ejemplos de buenos proyectos para hacer tú mismo. Quizás sea mejor dejar los proyectos más riesgosos, como conectar el cableado a una caja de circuitos o trasladar tuberías, en manos de profesionales.

  2. ¿Disfrutas de llevar a cabo proyectos tú mismo?

    Si pintar una habitación se siente como unas minivacaciones o adoras el olor a aserrín por la mañana, puedes encarar todo tipo de proyectos "hazlo tú mismo". Pero si aún no estás listo para poner manos a la obra, comienza con proyectos "hazlo tú mismo" simples. Por ejemplo, pintar, calafatear e instalar grifos son proyectos fáciles para principiantes que implican niveles mínimos de frustración. A medida que aumenta tu confianza, puedes realizar renovaciones más desafiantes.

  3. ¿Tienes experiencia en proyectos "hazlo tú mismo"?

    En el caso de muchos proyectos, aprender sobre la marcha está bien. Quitar papel tapiz, lijar, volver a colocar puertas, agregar molduras y cambiar grifos son tareas de bajo riesgo y fáciles de aprender. Otros proyectos pueden parecer simples, pero si no lo hace un experto, pueden terminar con una apariencia poco profesional. Instalar paneles de yeso, aplicar masilla y texturizar requieren experiencia para obtener resultados perfectos. Para dichos proyectos, trabaja con un amigo experimentado o un profesional para aprender los detalles y así poder encargarte tú mismo de esas tareas en el futuro.

  4. ¿Qué tan peligroso es el proyecto?

    Las caídas son una de las causas más comunes de las visitas a salas de emergencia. Si decides hacer un trabajo de altura, asegúrate de ensamblar y colocar correctamente la escalera o el andamiaje. Del mismo modo, en el caso de  proyectos eléctricos  como cambiar tomacorrientes o interruptores, apaga los disyuntores y luego prueba los cables con un voltímetro antes de comenzar a trabajar. Por lo general, si el trabajo es peligroso, déjalo en manos de profesionales. Si decides hacer el trabajo tú mismo,  consulta estos consejos de seguridad para proyectos de renovación en el hogar.

  5. ¿Tienes las herramientas necesarias?

    Cuanto más grande sea el proyecto, más herramientas y materiales necesitarás. Puedes comprar o alquilar una amplia variedad de herramientas en tiendas de productos para el hogar. Hay equipos especializados, incluidos sistemas elevadores y herramientas para concreto, disponibles a través de compañías de alquiler. Antes de comenzar tu renovación, armar una lista de las herramientas que necesitarás agregar a tu colección y determina cuáles deberías comprar y cuáles alquilar.

    Si las herramientas y los materiales que necesitas no caben en tu vehículo, puedes pedir que te los envíen a domicilio o alquilar un camión para transportarlos hasta tu casa. A menudo, las tiendas de artículos de construcción ofrecen a sus clientes servicio de alquiler de camiones pequeños.

    Los proyectos de mejoras en el hogar se han vuelto más fáciles con el paso de los años gracias a productos innovadores y videos instructivos que hacen que la opción más inteligente sea encararlos uno mismo. Pero, aun así, es mejor que los expertos se encarguen de ciertos trabajos.

    Al decidir cuál es cuál, piensa de manera realista en lo que puedes lograr. Luego, cuando hayas terminado, recuerda actualizar la póliza de seguro para propietarios de vivienda para reflejar el nuevo valor de tu casa.

1http://www.acmehowto.com/contractor/how-much.php

Las leyes federales de impuesto sobre la renta son complejas y están sujetas a cambios. Ni la compañía ni sus representantes brindan asesoramiento legal, impositivo ni financiero. Deberías consultar a un abogado o profesional especialista en impuestos competente para obtener respuestas a preguntas específicas sobre impuestos que se apliquen a tu situación.