padre abrazando a su hija en su casa

Las líneas de crédito con garantía hipotecaria y los préstamos con garantía hipotecaria se han convertido en formas cada vez más populares de financiar gastos importantes o inesperados. A menudo, las tasas de interés son más bajas que las tasas de las tarjetas de crédito, y ambas opciones brindan acceso a los fondos al permitirte pedir prestado en función del capital de tu hogar.

Un beneficio adicional es que el interés que pagas por el préstamo puede ser deducible de impuestos. Habla con tu asesor de impuestos para ver si este beneficio se aplica a tu situación.

¿Qué es una línea de crédito con garantía hipotecaria?

Una línea de crédito con garantía hipotecaria, o HELOC, funciona como una línea de crédito renovable. En lugar de recibir una suma global, puedes pedir prestado la cantidad de dinero que necesites, sea mucho o poco, en un momento dado hasta tu límite máximo de crédito. Cuando recibas la aprobación para acceder a una línea de crédito, te entregarán cheques o una tarjeta de crédito para usar cuando quieras desembolsar dinero según tu línea de crédito.

Una HELOC se puede dividir en dos períodos:

  • El período de desembolso, durante el cual puedes utilizar activamente la línea de crédito
  • El período de pago, que es cuando se devuelve el importe prestado

En la mayoría de los casos, tus pagos mensuales mínimos solo incluirán el interés durante el período de desembolso. Tú serás responsable de devolver el capital del préstamo durante el período de pago. Esto podría dar como resultado un pago mensual más alto o un pago global al vencimiento. Si pagas el capital del préstamo durante el período de desembolso, este estará disponible para que puedas pedir un préstamo nuevamente hasta que expire el período de desembolso.

Uno de los principales beneficios de una HELOC es su flexibilidad. Al igual que un préstamo con garantía hipotecaria, una HELOC se puede utilizar para lo que desees. Sin embargo, es la opción más adecuada para gastos continuos a largo plazo, como renovaciones en el hogar, facturas médicas o incluso la matrícula de la universidad. Tu cantidad aprobada se basa en un porcentaje del valor tasado de tu casa menos lo que todavía adeudas de tu primera hipoteca.

Por lo general, una HELOC tiene una tasa de interés variable basada en las fluctuaciones de un índice, como la tasa preferencial.

¿Qué es un préstamo con garantía hipotecaria?

También conocido como segunda hipoteca, un préstamo con garantía hipotecaria te permite acceder a una suma global de dinero que aceptas devolver en el plazo de 10 a 30 años. Al igual que con una HELOC, generalmente se requiere una tasación como parte del proceso de solicitud para ayudar a determinar el valor de mercado de tu casa.

Los préstamos con garantía hipotecaria —a menudo más adecuados para gastos grandes por única vez— son beneficiosos si necesitas ayuda para cubrir gastos como mejoras en el hogar a corto plazo o un auto nuevo. Este tipo de préstamo suele tener una tasa de interés fija.

Comprende los términos del préstamo o línea de crédito con garantía hipotecaria

Cuando sacas un préstamo o una línea de crédito con garantía hipotecaria, estás usando tu casa como propiedad en garantía. Asegúrate de entender los términos del préstamo o línea de crédito y pide únicamente una cantidad de dinero que se ajuste cómodamente a tu presupuesto.

Si eliges un préstamo con garantía hipotecaria de tasa fija, deberás respetar un cronograma recurrente de pago. Por lo tanto, sabrás el monto exacto de tus pagos mensuales durante todo el período de tu préstamo. Con una HELOC, tendrás la flexibilidad de pagar solo los intereses durante tu período de desembolso.