Mujer y hombre hablando sentados a la mesa

Ya sea que tengas un saldo de tarjeta de crédito más alto del que puedes pagar, hayas tenido gastos inesperados o hayas perdido una fuente de ingresos, puedes tener una deuda a corto plazo que cancelar. Incluso puedes sentir que tu deuda es un obstáculo para otras prioridades personales y financieras.

Afortunadamente, existen técnicas efectivas para cancelar tu deuda a corto plazo para que puedas centrarte en otros objetivos financieros. Estos pasos pueden ayudarte a comenzar.

1. Rediseña tu presupuesto

Comienza a buscar dinero extra en tu presupuesto. No tiene que ser mucho, pero tiene que ser suficiente para que dejes de acumular deuda y comiences a cancelar los montos que debes. Existen muchas ideas para ahorrar dinero y cualquier monto, por más bajo que sea, puede ayudar. En lugar de comprar libros, usa la biblioteca. Lleva tu almuerzo al trabajo. Combina tus pólizas de auto y vivienda para recibir un descuento, si fuera posible. Comienza con una o dos estrategias. Cuando se conviertan en un hábito, piensa en adoptar otras. Esto evita que gastes dinero para que puedas usarlo para pagar la deuda.

2. Obtén un ingreso extra

Además de reducir los gastos en lo que puedas, también puedes empezar a ganar ingresos adicionales que usarás para pagar tus deudas. Considera tomar un segundo trabajo para ganar dinero extra. Busca un trabajo de corto plazo que puedas hacer en tu tiempo libre. Conducir un vehículo compartido, hacer trabajo independiente en línea, pasear perros o dar clases a estudiantes son buenas opciones que puedes implementar con facilidad.

3. Organiza tus deudas

Prepara una lista de todas las deudas que tienes. Puedes clasificar estas deudas en una de dos formas: desde el saldo más bajo hasta el más alto o de la mayor tasa de interés a la menor. Una vez que las tengas detalladas en un lugar, podrás elegir tu estrategia para cancelarlas.

4. Elige tu estrategia de pago

Existen muchas estrategias para  cancelar deudas. Algunas personas sienten que pagar una deuda más pequeña es muy emocionante y les da la motivación para continuar. Sin embargo, la deuda con la mayor tasa de interés te costará  más dinero con el tiempo. Recuerda que no tienes una sola opción: siempre que pagues los saldos mínimos, puedes cambiar tu estrategia para saldar el resto en cualquier momento.

5. Reduce otras deudas

El refinanciamiento te permite ahorrar dinero que actualmente estás pagando por un préstamo al reducir tu tasa de interés. Cuando refinancias, estás reemplazando el préstamo original que tiene una mayor tasa de interés con un nuevo préstamo con una tasa de interés más baja. El prestamista del nuevo préstamo cancela el préstamo anterior, y comienzas a efectuar los pagos del préstamo nuevo. Si tienes una deuda como un préstamo de auto o préstamo estudiantil, puedes refinanciarlo y usar el dinero adicional que pagabas para cancelar tus deudas a corto plazo.

6. Lleva un registro

Procura llevar un registro de la cantidad de dinero que estás pagando para poder ver tu progreso. Esto te permitirá mantener el objetivo y te dará el incentivo para continuar.