Nadie puede prevenir las catástrofes naturales. Pero te puedes preparar para ellas. Estar preparado para una catástrofe antes de que suceda puede contribuir a tu protección, la de tu familia y la de tu hogar.

Los diferentes tipos de situaciones de emergencia exigen medidas adicionales para estar preparados. Descubrir el mejor plan de preparación para emergencias ante cualquier clase de desastre natural te puede ayudar a prepararte para un desenlace seguro. A medida que inician este proceso, sigan estos consejos de preparación para emergencias para mantenerse seguros.

Arma un kit de preparación para emergencias

Tener un kit de preparación para emergencias a mano puede ayudarte a mantener segura a tu familia durante un desastre. Guarda los suministros en un contenedor impermeable grande cerca de una puerta o en tu garaje, para poder llevarlo si tienes que buscar refugio rápidamente. Ready.gov recomienda que tengas a mano el equivalente a por lo menos tres días de alimentos, agua y medicamentos. También presenta una lista de artículos que debes incluir en tu kit para desastres:

  • Agua potable (un suministro diario de al menos un galón por persona)
  • Alimentos no perecederos, como verduras enlatadas y barras proteicas
  • Abrelatas manual
  • Linternas o faroles portátiles y baterías adicionales
  • Kit de primeros auxilios
  • Una radio a baterías o a manivela
  • Suministros sanitarios: papel higiénico, toallas húmedas, jabón, bolsas de residuos y desinfectante
  • Mapas locales

Según la situación, el kit también podría incluir lo siguiente:

  • Alimentos para bebé, biberones y pañales
  • Alimentos para mascotas
  • Medicamentos con receta
  • Anteojos o lentes de contacto y solución para lentes adicionales
  • Ropa y mantas secas

Elabora y pon en práctica un plan para desastres

Tu familia necesita un plan claramente diseñado a seguir que contribuya a mantener la seguridad de todos durante un desastre natural o una evacuación. Según Ready.gov, los cuatro factores principales que debe tener en cuenta tu plan incluyen los siguientes:

  • Dónde refugiarse
  • Una vía de evacuación
  • Recepción de alertas y advertencias de emergencia
  • Comunicación familiar

Mientras elaboras tu plan para desastres, ten en cuenta los siguientes elementos de preparación:

  • Inscríbete para recibir alertas de inclemencia meteorológica en tu área.
  • Programa números de emergencia en tu teléfono.
  • Elige un lugar de encuentro para que se reúna la familia.
  • Planifica vías de escape desde tu hogar y el vecindario. Recuerda que los caminos podrían estar bloqueados en desastres de gran magnitud. Ten al menos un camino alternativo, o más, si fuera posible.
  • Asegúrate de que todos los miembros de la familia adultos y adolescentes sepan cómo desconectar las líneas de gas, electricidad y agua en caso de fuga o cortocircuito. Conserva las herramientas necesarias en un lugar de fácil acceso, y asegúrate de que todos sepan dónde se encuentran.
  • Considera aprender reanimación cardiopulmonar (RCP) y recibir capacitación en primeros auxilios.
  • No te olvides de tus mascotas. Entra a perros y gatos durante una catástrofe o elabora un plan que explique la manera en que realizarás la evacuación con ellos. Asegúrate de que tengan etiquetas con identificación.

Escucha a los funcionarios locales

Los gobiernos locales tienen sistemas establecidos para ayudar a los residentes del área a saber cuándo un desastre es inminente o se está produciendo. La información oportuna que proporcionan estas entidades puede ayudarte a comprender qué amenazas existen y a saber cuándo es necesario evacuar.

Inscríbete para recibir alertas de organizaciones locales y nacionales que te permitirán obtener la información que necesitas. Por ejemplo, podrías recibir mensajes de texto sobre situaciones urgentes. También verás y escucharás mensajes escritos y verbales a través de televisión por cable y llamadas telefónicas. Además, puedes sintonizar NOAA Weather Radio, que transmite información sobre alertas meteorológicas y de seguridad las 24 horas al día, los 7 días a la semana.

Ten en cuenta que los grupos que proporcionan estos mensajes son expertos. Respeta sus advertencias, y sigue su orientación con la mayor atención posible para tu propia seguridad.

No te pierdas ningún detalle

Anota los números de tu póliza de seguro, y conserva esta información en un lugar seguro de fácil acceso. Utilizarás los números para la póliza de tu vehículo, hogar y cualquier otra póliza relevante que hayas comprado en relación con artículos que podrían resultar dañados durante un desastre. También es una buena idea tener a mano el número de teléfono del departamento de reclamos de tu compañía de seguros, en caso de que necesites iniciar el proceso de inmediato.

Mientras te comienzas a preparar, descarga la aplicación de tu compañía de seguros, si tuviera una. Estos programas son convenientes y te permiten llevar a cabo acciones, como pagar facturas, con solo pulsar un botón. Sin embargo, también puedes iniciar un reclamo y verificar el estado mediante la aplicación. Es una manera conveniente de tomar medidas y avanzar luego de un desastre.

Si bien guardar la información de tu seguro en el teléfono y la computadora es un buen comienzo, las baterías de tus dispositivos electrónicos podrían agotarse durante un desastre. Conserva copias impresas de esta información en tu billetera, en la guantera del auto e incluso en tu oficina o la casa de un familiar, en caso de que no puedas recuperarlas de tu propia casa y necesites hacer una llamada.

Más información

Elabora un plan junto a tu familia para saber qué hacer en caso de que ocurra un desastre. Asegúrate de que todos conozcan su rol y el plan, luego realicen simulacros para sentirse cómodos con el rol de cada uno.

Los mejores planes pueden ayudar a mantener tu seguridad y la de tu familia. Y la póliza de seguro para propietarios de vivienda adecuada puede mantener protegida tu residencia después de un desastre u otro fenómeno cubierto. Contacta a tu agente local de Nationwide hoy mismo para analizar los niveles y las opciones de cobertura.

¿Necesitas presentar un reclamo? Visita nuestro centro de reclamos o llama al 1-800-421-3535.