Niño de pie junto a su madre

Un tornado es una de las fuerzas destructoras más aterradoras de la naturaleza, con un embudo de vientos girando a una velocidad de hasta 300 mph. Pueden darse en cualquier época del año y son transparentes hasta que recogen polvo y escombros. Según la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, un tornado puede trazar un trayecto de devastación de una milla de ancho y 50 millas de largo. Por eso es importante prepararse para un tornado y saber qué hacer durante y después de que ocurra.

Consejos de Seguridad ante Tornados

Antes del tornado

  • Dirígete al sótano o dentro de una habitación sin ventanas en el piso más bajo (baño, armario, pasillo central).
  • Si es posible, evita buscar refugio en una habitación con ventanas.
  • Para más protección, colócate debajo de algo sólido (una mesa pesada o banco de trabajo). Cubre tu cuerpo con una manta, bolsa de dormir o colchón. Protege tu cabeza con cualquier cosa que tengas disponible.
  • Si es seguro, entra los muebles de exteriores y las parrillas. Pueden convertirse en escombros voladores mortales.
  • No abras las ventanas. Deja el viento y la lluvia afuera.
  • Sigue las noticias en la radio y televisión local para ver si anuncian algún tornado y ofrecen instrucciones.
  • No permanezcas en un casa móvil.

Después del tornado

  • Revisa si hay daños estructurales antes de entrar.
  • Si es de noche, usa una linterna; evita los fósforos, las velas y los encendedores. Una llama expuesta puede encender una fuga de gas.
  • Escucha los reportes de las autoridades para saber cuándo el agua potable será segura otra vez.
  • Prepara un inventario de los daños y los artículos destruidos.
  • Usa tu celular o cámara para tomar fotos de los daños que puedan usarse para documentar tu reclamo de seguro.

Consejos para preparar tu casa para un tornado

  • Poda los árboles. Los árboles del jardín pueden representar una amenaza para tu hogar durante los vientos fuertes. Elimina las ramas que cuelgan sobre la casa y elimina árboles muertos, moribundos o enfermos.
  • Instala un supresor de sobrevoltaje para el hogar para ayudar a mantener el equipo eléctrico protegido de los sobrevoltajes.
  • En las regiones propensas al granizo, instala pantallas en todas las unidades de aire acondicionado de la casa para reducir las probabilidades de daño por granizo en las bobinas y alerones.
  • Selecciona una puerta de garaje con certificación de resistencia al viento. Las puertas de garaje son una de las partes más vulnerables de la casa cuando azotan vientos fuertes. Los vientos fuertes pueden empujar la puerta hacia adentro y permitir que la presión empuje el techo y las paredes circundantes y provoque daños en tu casa. Las puertas de garaje con certificación de resistencia al viento fueron probadas para soportar estas presiones y ayudan a proteger tu hogar.
  • Actualiza las canaletas y bajantes con otras de acero. El acero es más resistente que sus contrapartes más populares, vinilo y aluminio. En las regiones propensas al granizo, cambia a productos de acero, que son más durables contra los impactos del granizo y es menos probable que tengan fugas.

Consúltanos

Incluso con la mejor preparación, igual puedes sufrir daños por eventos imprevistos como los tornados. Para presentar un reclamo de daños por viento, visita Reclamos de seguro por daños por tormenta de viento y huracán – Nationwide. También puedes contactar a un agente hoy mismo para proteger tu hogar con el seguro de vivienda adecuado para tus necesidades.

¿Necesitas presentar un reclamo? Visita nuestro centro de reclamos o llama al 1-800-421-3535.

Nationwide ofrece esta información para que tomes decisiones que te permitan mitigar tu riesgo. Por supuesto, no podemos abarcar todos los riesgos posibles ni garantizar que estos consejos te sirvan. Sin embargo, esperamos que consideres cuáles pueden ayudarte para proteger a tu familia y a ti mismo.