Prevención de riesgos para pequeñas empresas

Prevenir los riesgos que enfrenta tu pequeña empresa ayuda a aumentar la probabilidad de que logres crecimiento y éxito a largo plazo. Aprender y aplicar los pasos del proceso de prevención de riesgos puede ayudar a preparar a tu empresa para cualquier situación que deba enfrentar.

¿Qué es la prevención de riesgos?

El International Risk Management Institute define la prevención de riesgos como “la práctica de identificar y analizar las exposiciones a pérdidas e implementar medidas para minimizar el impacto financiero de los riesgos que imponen”. 

Por lo tanto, una estrategia de prevención de riesgos funciona para proteger a tu empresa de riesgos internos, externos, estratégicos, de reputación u operativos.

Crear un plan para mitigar esos riesgos ayuda a las organizaciones a prepararse para lo inesperado y minimizar los costos adicionales. Pero no todos los riesgos son negativos. Según la Agencia para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA), los riesgos también pueden surgir de las oportunidades. Por ejemplo, la expansión y el crecimiento son oportunidades interesantes, pero también pueden suponer un riesgo adicional si se gestionan indebidamente.

El objetivo final de la prevención de riesgos es evitar o minimizar cualquier impacto negativo en tu empresa.

¿Por qué es importante la prevención de riesgos?

Los riesgos están presentes en la vida cotidiana. Esta omnipresencia significa que, sin considerar las amenazas que pueden estar involucradas en una determinada actividad empresarial, es difícil mantener el control de la planificación.

La SBA explica que los resultados positivos de la prevención de riesgos están todos vinculados entre sí: un buen flujo de caja conduce a la estabilidad, lo cual lleva a un buen crédito, lo cual prepara para la longevidad.

La prevención de riesgos también hace lo siguiente:
  • Aumenta la probabilidad de éxito empresarial, ya que te ayuda a prepararte para lo inesperado.
  • Ahorra tiempo y orienta la toma de decisiones porque brinda un marco de referencia para determinar qué oportunidades comerciales perseguir y cuáles evitar.
  • Te ayuda a convertirte en un mejor empresario.

Tipos de riesgos

Existen muchas amenazas a la capacidad de una empresa para lograr sus objetivos financieros y, por lo general, se dividen en cinco categorías.

1. Riesgo financiero

Si bien la mayoría de los riesgos puede afectar financieramente a tu empresa, este tipo de riesgo se refiere específicamente al flujo de caja. Por ejemplo, que una gran parte de tus ingresos provengan de un solo cliente o incurrir en muchas deudas pueden poner en peligro tus activos disponibles.

2. Riesgo estratégico

Los riesgos de estrategia, según Harvard Business Review, son aquellos que una empresa asume voluntariamente con el fin de generar mayores retornos. Cada

oportunidad, incluso las posiblemente lucrativas, conlleva riesgos. Tener un plan de prevención de riesgos establecido anticipadamente te ayuda a decidir si una oportunidad vale la pena o si la recompensa no supera la exposición.

3. Riesgo de reputación

Si tu reputación se ve dañada, corres el riesgo de perder clientes, la lealtad a la marca, los patrocinadores, los proveedores e incluso la confianza de los empleados. Particularmente para las pequeñas empresas, este tipo de riesgo está sujeto a revisiones en línea, como Glassdoor, Yelp y Facebook.

4. Riesgo de peligro

Cuando se habla de riesgo, el peligro es a veces lo primero que se te viene a la mente. Incluye amenazas comunes como el riesgo de la propiedad, la responsabilidad legal y la compensación para trabajadores. Entre los ejemplos se incluyen incendios en edificios, daños por tormentas y enfermedades o lesiones de los empleados.

5. Riesgo operativo

Desde la tecnología hasta los empleados, los riesgos operativos involucran cualquier aspecto que pueda afectar la actividad interna diaria. Entre algunas amenazas a las operaciones se incluyen fallas técnicas, como una interrupción del servidor; fallas en los procesos, como la falta de control de efectivo entre los empleados, y errores humanos, como la entrada de datos incorrecta que conduzca a una escasez de productos.

Cómo identificar los riesgos

1. Identifica el riesgo

Reúne a tu equipo e intercambia ideas sobre cualquier riesgo posible que incluya desde los clientes hasta el equipo. La SBA también recomienda invertir en un plan empresarial para ayudarte a “detectar cualquier elemento que pueda detener, ralentizar o afectar las ganancias de tu empresa”. Una vez que hayas identificado los riesgos, categorízalos a partir de los que puedan presentar los obstáculos de crecimiento más amenazadores para tu empresa.

2. Analiza el riesgo

Ahora considera el impacto que causa cada riesgo en las operaciones comerciales, la continuidad y el crecimiento futuro. Puedes realizar un análisis de fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas (SWOT) con tu equipo para descubrir las fortalezas y debilidades internas y las oportunidades y amenazas externas. Ahora, evalúa la probabilidad y las consecuencias posibles de cada riesgo en tu lista y clasifícalo como bajo, moderado o alto para que puedas priorizar a qué riesgos responder primero.

3. Evalúa las opciones de prevención de riesgos

Comienza con los riesgos de mayor rango y elige si tu respuesta ante ellos será evitarlos, mitigarlos o transferirlos. Por ejemplo, como empresa orientada al cliente, no puedes evitar por completo el riesgo que se genera cuando los clientes entran en tu tienda. Pero puedes mitigar el riesgo al controlar el tipo de piso que tienes para evitar un incidente de resbalón y caída. Como un restaurante que realiza entregas, podrías transferir tu exposición a la conducción a un servicio de entrega de comidas. Para algunos riesgos, puedes transferir la responsabilidad a una compañía de seguros.

4. Elige cómo gestionar el riesgo

Ahora es el momento de poner en marcha tu plan. En el ejemplo anterior sobre la prevención de resbalones y caídas de clientes, tu plan de implementación podría ser llamar a un contratista de pisos el jueves a las 9:00 a. m. el jueves para elegir un piso y luego programar la fecha de instalación.

5. Controla y revisa el riesgo

Establece una o varias fechas de registro para evaluar cómo funciona tu plan y realizar ajustes. Por ejemplo, si elegiste eliminar tu exposición a la conducción, ¿es el servicio de entrega de comida que elegiste eficaz o necesitas probar uno diferente? Recuerda que no debes detenerte en la identificación. Es importante establecer tus próximos pasos con responsabilidad para garantizar que tu empresa responda a cada amenaza y luego continuar controlando y revisando el riesgo.

Asegúrate contra riesgos

Como parte de la creación de un plan de prevención de riesgos sólido, es importante asegurarte contra los riesgos que has identificado.

Cuando se trata de encontrar el seguro adecuado para tu pequeña empresa, el Instituto de Información sobre Seguros recomienda comunicarse con un profesional de seguros que conozca tu industria, comparar tarifas, evaluar aseguradoras para comprobar que tengan buena reputación y cuenten con licencia e implementar su estrategia de prevención de riesgos.

Para conocer cuánto te costará un seguro de negocios, obtén una cotización personalizada para pequeñas empresas de Nationwide y analiza el plan de prevención de riesgos con tu agente.

Para obtener más recursos para empresas pequeñas, no dejes de visitar el Centro de soluciones comerciales de Nationwide.

BuildingAndShield-outline
Obtén más información sobre el seguro de negocios de Nationwide
Hablar con un especialista  

La información contenida en este blog se obtuvo de fuentes que se consideran confiables y se ofrece con el fin de ayudar a los usuarios a abordar sus propias necesidades de prevención de riesgos y seguro. No se pretende ofrecer asesoramiento legal. Nationwide, sus afiliadas y sus empleados no garantizan una mejora en los resultados con base en la información aquí contenida y no asumen responsabilidad alguna en relación con la información o las sugerencias provistas. Las recomendaciones provistas son de naturaleza general, es posible que las circunstancias particulares no justifiquen o requieran la implementación de algunas o todas las recomendaciones. Nada de lo contenido en este folleto implica un otorgamiento de cobertura.