Crear una granja pequeña

¿Qué se necesita para comenzar una granja familiar?

El negocio de empezar una granja familiar

La agricultura ha tenido un papel fundamental en la historia estadounidense y ha sido un gran aporte a la economía del país. En la actualidad, según el Departamento de Agricultura de EE. UU., alrededor del 97% de las granjas estadounidenses son de propiedad familiar. Y, gracias en parte a la mayor popularidad de los mercados de granjeros como oportunidades de venta minorista, más familias están creando granjas.

Si te interesa comenzar una granja como un negocio familiar, deberás seguir los mismos pasos necesarios para iniciar cualquier otro negocio para saber los tipos de costos y ganancias que puedes esperar. Comienza con un plan comercial para detallar cómo será tu granja. ¿Tendrás cultivos únicamente o tendrás animales, como cabras, gallinas u ovejas? Deberás tener en cuenta todos estos factores cuando comiences a desarrollar tu plan de negocios.

Marca una ubicación para tu negocio. Deberías quedarte en tu actual lugar de residencia, o en sus cercanías. O tal vez parte de tu interés en comenzar una granja familiar sea poder mudarte a una región que te ha atraído durante años. Una granja puede ser el motivo adecuado para tomar esa decisión.

La ubicación determinará lo que venda tu granja

Al igual que con cualquier negocio, gran parte del éxito de tu negocio dependerá de la ubicación. El clima y el suelo son dos cosas que te ayudarán a determinar los cultivos de tu granja, por eso deberás estudiar para comprender cuáles son los mejores cultivos para tu área. Estudia los desafíos y los beneficios que presenta tu clima. Si no hay determinados cultivos en tu área, descubre por qué, podría ser que no crezcan bien allí.

La ubicación también determinará lo que le interesa comprar a la gente. Investiga tu mercado para saber qué alimentos se cultivan y se venden bien en tu área, luego conviértelos en los productos básicos de tu granja. Si es un alimento que crece en abundancia en tu región, investiga si hay espacio en el mercado para otro vendedor. (En algunos casos, tal vez descubras que solo quieres cultivar un producto para tu familia y centrarte en otros cultivos para la venta).

Además, es importante que sepas dónde venderás los alimentos que produces. Tu granja deberá sostenerse financieramente por sí misma. Examina las oportunidades que te rodean y luego crea un plan. Tu plan debe tener en cuenta cosas como cuánta preparación necesitarán tus alimentos, como lavar huevos y productos frescos y empacar cajas de alimentos. Incluye esos costos en el plan financiero general. También deberás tener en cuenta costos como la preparación de un puesto en un mercado agrícola cercano, publicidad, como la impresión de carteles, tarjetas de negocios o folletos, y el costo del combustible para transportar los alimentos.

También puedes estudiar la gran cantidad de oportunidades para vender alimentos y elegir el modelo que mejor se adapte a ti. Con el mayor interés en los alimentos orgánicos y naturales, las granjas familiares orgánicas pueden prosperar a través de la venta de productos en mercados de granjeros locales y a través de la agricultura comunitaria. Dentro de la agricultura comunitaria, la gente "comparte" los alimentos producidos en una granja y reciben entregas semanales o quincenales del granjero.

Largas horas, trabajo arduo

Comenzar cualquier pequeño negocio es un desafío, y una granja familiar no es diferente. Se necesita trabajo arduo, así como un compromiso a largo plazo. Tendrás que cuidar los cultivos y los animales según el cronograma de la naturaleza, no el tuyo. Los días comenzarán temprano y, dependiendo de la estación, terminarán tarde a la noche.

Recuerda que aunque la gente tenga vacaciones, feriados y un ocasional día de nieve, los animales y cultivos nunca se tomar un día libre. El trabajo en una granja es difícil a nivel físico y no tiene tiempo libre pago. Es algo a tener en cuenta al planificar cómo harás funcionar tu granja durante todo el año.

La agricultura es más que una ocupación. Es un estilo de vida.

Deberás asegurarte de tener la mano de obra en tu familia para que la granja prospere. Contratar mano de obra puede ser caro. Poder trabajar en tu granja como familia puede ser beneficioso para tus ganancias. Si necesitas ayuda adicional, tal vez puedas considerar grupos 4H o el programa de agricultura de una escuela secundaria para encontrar estudiantes interesados en un método de aprendizaje práctico sobre agricultura.

Planificación para el éxito y sucesión de granjas

A medida que tu granja familiar prospere, piensa en su futuro. La planificación de sucesión te permite transferir o vender la propiedad de la granja a un miembro de la familia designado y establecer disposiciones sobre cómo la granja funcionará cuando ya no puedas administrarla o cuando estés listo para jubilarte. Te permite planificar tu papel a medida que te acercas a tu jubilación y el camino futuro de tu negocio, como temas relacionados con la titularidad de la propiedad, los equipos, las semillas y el ganado. ¿Quieres seguir muy involucrado en el funcionamiento? ¿Quieres ver que la granja se centre en determinadas áreas o se expanda?

Una granja familiar requiere un gran compromiso, pero también puede ser muy gratificante y rentable. Una investigación meticulosa sobre lo que tendrás que hacer y una estrategia comercial sólida pueden ayudarte a tomar las decisiones adecuadas y generar un éxito a largo plazo. Entérate cómo los recursos para negocios agrículas de Nationwide pueden ser una parte valiosa de la planificación de tu granja familiar.

  • Podar el césped
  • Quitar o palear nieve
  • Cuidar niños
  • Pasear perros o cuidar casas
  • Envolver regalos
  • Ser ayudante en una fiesta
  • Hornear
  • Vender artesanías caseras
  • Poner un puesto de limonada

Algunos de estos pueden ser proyectos a corto plazo, mientras que otros pueden durar años. Sin importar cuál sea el caso, los niños pueden aprender muchas lecciones sobre profesionalismo, como la puntualidad, la atención al detalle y un buen servicio al cliente.

Aquí hay algunas habilidades que pueden aprender con tu orientación.

Comercialización: que la gente conozca tu negocio debe implicar algo más que el boca en boca. Tus hijos pueden crear tarjetas de negocio económicas y de aspecto profesional en la computadora e imprimirlas con la impresora de tu casa o a través de un servicio de impresiones. Pueden colgar folletos publicitando su negocio en las tiendas locales y entregarlos en el vecindario.

Es fácil crear un sitio web, y existen muchas formas gratuitas de alojar y crear un sitio web en línea. Los niños también pueden crear cuentas de redes sociales para sus negocios para comercializar en línea.

Servicio al cliente: una buena lección al enseñar negocios a los niños es cómo tratar a los clientes. Resolver problemas y ayudar a que los clientes se sientan bien con la compra o el servicio es fundamental para una relación continua. Los niños pueden aprender que enviar un paquete bien envuelto para el pedido de un cliente marca una diferencia o hacer un esfuerzo extra cuando un cliente no está contento con un trabajo de poda de césped puede hacer mucho por tener un cliente satisfecho y estar orgulloso por el trabajo que estás haciendo.

Planificación: parte de la enseñanza de negocios a los niños es el proceso de planificación. Para programar un trabajo para cuidar niños, tu hijo necesita un calendario. Si tu hijo no anota otros trabajos para cuidar niños u obligaciones escolares, es posible que se superpongan, lo que genera un problema de planificación así como un problema de servicio al cliente. Ayuda a tu hijo a detectar qué podría salir mal y a crear sistemas para evitar problemas antes de que ocurran.

Plan comercial: si tu hijo tiene una idea comercial, aliéntalo a pensar todos los detalles, incluso a crear un plan de negocios breve. Esto puede incluir determinar cuánto costará un producto y cuánto lo puede cobrar. Determinar la necesidad de ese producto o servicio también es útil. Si a un niño le gusta hacer señaladores y existen muchos clubes literarios o bibliotecas en tu área, puede ser una idea comercial exitosa.

Puede ser demasiado temprano para enseñarle a tus hijos sobre seguros de negocios, pero es algo que vale la pena hablar en términos fáciles de comprender. Si un alimento horneado está contaminado o el paquete enviado al otro lado del país no llega, el vendedor puede ser el responsable. Habla sobre estos tipos de situaciones y la importancia de un seguro de negocios cuando el negocio esté en marcha.

Comparte