Cómo enseñar negocios a los niños

4 consejos para enseñar a los niños sobre negocios

Cómo enseñar negocios a los niños

Cuanto más comprendan tus hijos cómo funcionan los negocios, más cómodos se sentirán cuando ingresen a la fuerza laboral más adelante en su vida, ya sea como empresarios o trabajando para otra persona.

Aprenderán mucho a través del ejemplo. Los niños podrían ver que te quedas despierto hasta tarde para terminar un proyecto o que tienes que tratar con una persona difícil en el trabajo. Comprenderán que el trabajo duro y la diplomacia son clave para tener éxito.

Otra forma eficaz de enseñar a los niños sobre negocios es que lo experimenten ellos mismos. Aquí te mostramos algunas formas de hacerlo.

Llevar a los niños al trabajo

No necesariamente tiene que ser en el día para "llevar a los niños al trabajo" oficial, cuando muchas oficinas planifican actividades para niños. Estos días pueden ser muy divertidos, pero la experiencia no siempre es auténtica en términos de lo que ocurre en el lugar de trabajo.

Piensa en llevarlos en un día feriado escolar cuando no haya nada especial planeado o durante el fin de semana, dependiendo de tu trabajo.

Puedes hablar con tus hijos acerca de lo que estás haciendo para que comprendan los diversos componentes de tus tareas. Dependiendo de sus edades y capacidades, puedes ponerlos a trabajar haciendo copias, llenando documentos, triturando documentos o incluso preparando o completando hojas de cálculo que no contengan información confidencial en tu computadora.

Emprendedurismo para niños

Otra forma de que tus hijos aprendan es al hacer cosas ellos mismos. Para algunos niños, eso significa crear su propio negocio o vender sus productos o servicios.

Aquí hay algunas ideas de proyectos de negocios que los niños podrían querer hacer:

  • Podar el césped
  • Quitar o palear nieve
  • Cuidar niños
  • Pasear perros o cuidar casas
  • Envolver regalos
  • Ser ayudante en una fiesta
  • Hornear
  • Vender artesanías caseras
  • Poner un puesto de limonada

Algunos de estos pueden ser proyectos a corto plazo, mientras que otros pueden durar años. Sin importar cuál sea el caso, los niños pueden aprender muchas lecciones sobre profesionalismo, como la puntualidad, la atención al detalle y un buen servicio al cliente.

Aquí hay algunas habilidades que pueden aprender con tu orientación.

Comercialización: que la gente conozca tu negocio debe implicar algo más que el boca en boca. Tus hijos pueden crear tarjetas de negocio económicas y de aspecto profesional en la computadora e imprimirlas con la impresora de tu casa o a través de un servicio de impresiones. Pueden colgar folletos publicitando su negocio en las tiendas locales y entregarlos en el vecindario.

Es fácil crear un sitio web, y existen muchas formas gratuitas de alojar y crear un sitio web en línea. Los niños también pueden crear cuentas de redes sociales para sus negocios para comercializar en línea.

Servicio al cliente: una buena lección al enseñar negocios a los niños es cómo tratar a los clientes. Resolver problemas y ayudar a que los clientes se sientan bien con la compra o el servicio es fundamental para una relación continua. Los niños pueden aprender que enviar un paquete bien envuelto para el pedido de un cliente marca una diferencia o hacer un esfuerzo extra cuando un cliente no está contento con un trabajo de poda de césped puede hacer mucho por tener un cliente satisfecho y estar orgulloso por el trabajo que estás haciendo.

Planificación: parte de la enseñanza de negocios a los niños es el proceso de planificación. Para programar un trabajo para cuidar niños, tu hijo necesita un calendario. Si tu hijo no anota otros trabajos para cuidar niños u obligaciones escolares, es posible que se superpongan, lo que genera un problema de planificación así como un problema de servicio al cliente. Ayuda a tu hijo a detectar qué podría salir mal y a crear sistemas para evitar problemas antes de que ocurran.

Plan comercial: si tu hijo tiene una idea comercial, aliéntalo a pensar todos los detalles, incluso a crear un plan de negocios breve. Esto puede incluir determinar cuánto costará un producto y cuánto lo puede cobrar. Determinar la necesidad de ese producto o servicio también es útil. Si a un niño le gusta hacer señaladores y existen muchos clubes literarios o bibliotecas en tu área, puede ser una idea comercial exitosa.

Puede ser demasiado temprano para enseñarle a tus hijos sobre seguros de negocios, pero es algo que vale la pena hablar en términos fáciles de comprender. Si un alimento horneado está contaminado o el paquete enviado al otro lado del país no llega, el vendedor puede ser el responsable. Habla sobre estos tipos de situaciones y la importancia de un seguro de negocios cuando el negocio esté en marcha.

Comparte