Consejos para abrir una tienda en línea

Abre una tienda en línea para tu empresa tradicional

Seguro para minoristas

Abre una tienda en línea para tu empresa tradicional

Cada vez más pequeños empresarios están abriendo tiendas en línea, y existe un muy buen motivo. La creación de tiendas en línea abre tu empresa minorista a nuevas oportunidades de venta y a distintos mercados. Ya no estás limitado a vender en tu tienda tradicional.

La experiencia necesaria para abrir una tienda en línea depende de tus objetivos y el tiempo y recursos que quieras invertir. Aquí te decimos cómo comenzar a trasladar tu empresa minorista a un formato en línea.

Los beneficios de vender productos en línea

La ventaja principal de abrir una tienda en línea es que no cierras nunca. Esto permite que los clientes compren las 24 horas del día, los 7 días de la semana. No hay necesidad de pagar tiempo extra a los empleados, dejar las luces encendidas ni pagar un alquiler. Tus clientes pueden disfrutar de la comodidad de comprar desde su sala.

Puedes ampliar fácilmente el inventario de tu tienda electrónica solo al agregar más páginas web y comprar los productos. Esto se diferencia de las tiendas físicas, donde tendrías que remodelar para agregar un espacio costoso. Los gastos de la tienda en línea incluyen los cargos del dominio y el alojamiento en la web, el diseño gráfico inicial o cambios que quieras agregar en el futuro, además de los costos de las computadoras.

Con respecto al inventario, como vendes a petición no tienes que contar necesariamente con los productos en existencia antes de que los clientes puedan comprarlos. Puedes pedir, hacer el envío o producir lo que necesitas cuando haces la venta.

Creación de una tienda electrónica

Cuando estés aprendiendo cómo vender productos en línea, el paso más simple es elegir una plataforma de venta en línea. Puedes elegir una tienda de comercio electrónico integral o inscribirte en la cuenta de un vendedor con un mercado en línea. También puedes usar ambas. Dependerá de tus objetivos, necesidades y capacidad de manejar un negocio de comercio electrónico, los tipos de productos que vendes y los hábitos de compra en línea de tus clientes. Por ejemplo, los clientes tal vez no quieran pagar cargos de envío más elevados por artículos pesados o voluminosos, como electrodomésticos o repuestos para autos, a menos que ofrezcas un descuento.

También deberías asegurarte de que tu seguro de negocios cubra la actividad que se realice en tu plataforma elegida. Si principalmente importas mercadería del exterior para vender, podría ser más difícil encontrar una póliza integral para tu compañía en línea. Existen cosas importantes a tener en cuenta antes de tomar una decisión definitiva sobre cómo vender en línea.

Si decides aprender cómo crear una tienda en línea por tu cuenta, existen muchos tutoriales en línea y plataformas de comercio electrónico útiles que pueden alojar tu sitio y ayudarte con su creación. Muchas ofrecen plantillas que simplifican el proceso de creación de la tienda electrónica. También puedes aprovechar el sitio web actual de tu compañía y agregar una sección "comprar productos" con una función para pedidos y pagos. Algunas compañías de servicios digitales ofrecen módulos de comercio electrónico y códigos fuente que te permiten simplemente copiar y pegar la información en el código de tu sitio actual.

En el caso de los mercados en línea, las transacciones de venta se procesan en el sitio que los aloja, mientras que tú te encargas del envío y el servicio al cliente. Es fácil de crear y mantener, y puede darte acceso a muchísimos clientes potenciales.

Diseño, creación y publicidad

Luego, está el tema del diseño de tu sitio de comercio electrónico y la creación de las páginas de tus productos. El diseño debe ser coherente con tu marca y tienda física. Por ejemplo, es probable que una florería elija una paleta de colores brillantes en lugar de blanco y negro básico. Por lo general, las plataformas de comercio electrónico ofrecen muchas opciones de diseño. Puedes elegir entre sus plantillas o hacer el diseño desde cero.

Al crear las páginas de tus productos, proporciona toda la información relevante que sea posible para ayudar a los clientes a tomar decisiones de compra. Esto significa agregar fotos de alta resolución de los productos vistos desde distintos ángulos. Intenta ofrecer una descripción completa pero concisa del producto, incluidas sus especificaciones técnicas. Pero no incluyas descripciones muy complicadas, ya que pueden aparecer en publicaciones cuando usas tus redes sociales para  comercializar productos.

No importa si tu tienda minorista es una tienda física, un mercado virtual o ambos, pero es fundamental que te protejas contra las pérdidas inesperadas. Un seguro de negocios puede mantener a tu compañía en funcionamiento y financieramente estable en caso de que ocurra algo inesperado.

Comparte