Seguro de auto ajeno

Por qué el seguro de auto ajenos es importante para los negocios

Dos hombres hablando acerca del seguro de auto ajeno

De una forma u otra, la mayoría de las compañías necesitan usar un auto o una camión para hacer negocios. Por ejemplo, a menudo un agente de ventas puede necesitar llevarle un contrato a un comprador a su oficina. Si el agente utiliza un auto perteneciente a la compañía que está asegurado por ella y sufre un accidente en el camino, el negocio está cubierto. Pero, si el agente utiliza su propio auto, la compañía no tiene cobertura a menos que haya comprado un seguro de automóvil contratado y ajeno.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas son conscientes de la importancia de esta protección tan importante, pero los términos y condiciones de cobertura así como los límites financieros necesarios para absorber estos riesgos y transferirlos completamente a una compañía de seguros son menos conocidos.

Los negocios necesitan cobertura de seguro para los autos, camiones, camionetas y otros vehículos utilizados para llevar a cabo tareas relacionadas con la compañía. Este seguro es muy similar a la cobertura para vehículos usados para viajes personales, pero no forma parte de las Pólizas para Dueños de Negocios (BOP) tradicionales, de modo que debe comprarse por separado.

El seguro de auto para negocios incluye seguro de responsabilidad por lesiones corporales y daños a la propiedad que pueden resultar de un accidente sufrido por un auto perteneciente a la compañía. Otras coberturas incluyen cobertura contra conductores con seguro insuficiente y no asegurados, cobertura de pagos médicos y Protección Contra Lesiones Personales (PIP). Sin embargo, solo el seguro de responsabilidad es exigido por la mayoría de las leyes estatales.

El seguro de auto para negocios protege al propietario de una pequeña empresa contra pérdidas financieras graves en el caso de un accidente devastador e inesperado. Pero este solo es el caso si la compañía es propietaria de los vehículos involucrados en el accidente. Si un empleado usa su auto para hacer cualquier diligencia relacionada con el negocio y sufre un choque con un vehículo motorizado, el propietario de la compañía puede ser responsable por las pérdidas relacionadas.

Las palabras clave son "cualquier diligencia". Si se le solicita a un empleado que recoja a un cliente del aeropuerto, deje una carta de la compañía en el correo o compre tinta para la impresora en la empresa de insumos de oficina, todas estas son diligencias de la compañía, aunque se lleven a cabo en el propio auto del empleado.

Aun así, los dueños de negocios deberían considerar adquirir un seguro relacionado con vehículos, aunque la compañía no tenga ningún auto. Si un empleado queda involucrado en un accidente al realizar una tarea para la compañía, sin importar lo insignificante que sea, la compañía podría ser considerada como responsable.

Los expertos en administración instan a todas las compañías a evitar ese riesgo al comprar un seguro de responsabilidad para automóvil ajeno y contratado, el cual actúa como un seguro de vehículos comerciales tradicional para absorber las posibles pérdidas financieras. El seguro cubre pérdidas por lesiones y daños a la propiedad causadas por vehículos ajenos, como autos de empleados así como vehículos contratados, alquilados e incluso prestados.

Pero recuerda que, si bien los términos y condiciones de cobertura amplios son comunes en el seguro de responsabilidad para automóviles ajenos y contratados, no todas las pólizas son iguales. Por ejemplo, muchas pólizas excluyen daños corporales a empleados y no empleados, como un cónyuge, hijo, padre o madre que pueda llegar a estar en el auto al momento del accidente.

Además, normalmente se excluye la propiedad personal de un empleado que se haya dañado en un accidente. En la mayoría de los casos, la póliza de seguro del automóvil del conductor se haría cargo de dichos costos.

Otras pólizas requieren que los dueños de negocios tengan un seguro de responsabilidad en sus pólizas de vehículos comerciales para contar con un seguro de responsabilidad de autos ajenos y contratados, con los mismos límites financieros de protección para ambos.

La mejor manera de determinar qué límites de cobertura son necesarios es charlar sobre las operaciones del negocio con un agente profesional de seguros. El objetivo consiste en comprar la máxima protección financiera que absorba la totalidad de la pérdida, menos un pequeño deducible para reducir el costo de la prima.

Comparte