protección contra robo de metal

El robo de metal es uno de los delitos de mayor crecimiento en el país. El cobre, el aluminio, el níquel, el acero inoxidable y el hierro se han convertido en objetivos deseables de los ladrones que buscan hacerse de dinero rápidamente. Un aumento en la demanda de estos metales de parte de los mercados asiáticos como China e India ha dado lugar a un pujante comercio de chatarra a nivel internacional, lo que ocasiona un exorbitante aumento de los precios.

El que genera mayor preocupación es el cobre, que se encuentra en sumideros, tapajuntas, tubos de bajada pluvial, conductos de agua y cableado eléctrico. Todos pueden arrancarse rápidamente de edificios desocupados, instalaciones industriales, construcciones comerciales y obras en construcción. Las unidades de aire acondicionado tienen una atracción particular y a menudo son alteradas o robadas por los serpentines y tubos de cobre que se conectan con los sistemas de ventilación, calefacción y aire acondicionado (HVAC). El metal luego se vende a compañías recicladoras o depósitos de chatarra por una buena ganancia.

Una lección dolorosa para los negocios

Los ladrones astutos implementan una variedad de métodos para localizar y robar metales. Algunos se presentan como contratistas de renovación y arrancan el cobre de las viviendas desocupadas. Otros usan un método “amigo” para robar barriles de cerveza de acero inoxidable vacíos; una persona conduce un camión y otra va tomando los barriles. Unos pocos ladrones recursivos han usado Google Earth para identificar grandes cantidades de metal (como carretes de alambre) almacenadas al aire libre.

En el caso de los negocios que corren el riesgo de ser víctimas del robo de metal en alguna obra en construcción, o que transportan metal o artículos que contienen metal a un sitio de trabajo o cliente, una póliza de cobertura adicional de propiedad personal es fundamental para tener una mayor protección.

Póliza de cobertura adicional de propiedad personal

Protege la propiedad personal de tu negocio, ya sea por agua o por tierra.

Más información sobre la póliza de cobertura adicional de propiedad personal

Prevenir el robo de metal

Para combatir el robo de metal, cada vez más estados y municipios promulgan leyes que agudizan las restricciones sobre los distribuidores de chatarra. En algunos casos, es obligatorio que las compras de metal en desuso se mantengan en reserva durante una semana o más antes de ser revendidas por si han sido robadas. En otros casos, los estados les exigen a los distribuidores que registren el nombre del vendedor, la dirección y la licencia de conducir.

La mejor defensa es prevenir el robo de metal en la fuente. Considera estas medidas para disminuir tu riesgo:

  • Instala una cámara de seguridad con grabadora de video y conserva las grabaciones durante un periodo de tiempo sensato.
  • Guarda todos los equipos y metales en desuso en depósitos cerrados o en áreas bien iluminadas protegidas con cercas. Aún mejor, usa un sistema de seguridad en el perímetro con alarmas de contacto o detectores de movimiento, o instala una cerca de 6 pies en el perímetro con alambre de púas en la parte superior (si lo permiten las regulaciones locales) que tenga portones cerrados.
  • Coloca letreros “No pasar” que den cuenta de la presencia de un sistema de vigilancia o seguridad.
  • Elimina posibles accesos a los edificios y techos, como árboles, escaleras, andamios, contenedores y materiales acumulados como pilas de paletas.
  • Asegura el acceso al edificio con cerradura de seguridad y trabas para puertas y ventanas.
  • Poda o quita arbustos u otros elementos de paisajismo que le permitan a los delincuentes ocultarse en tu predio.
  • Aumenta la iluminación exterior y protege los artefactos de iluminación (como unidades AC) con protectores de metal cerrados.

Cambia también algunas de tus políticas y procedimientos, y:

  • Marca los metales con el nombre de la compañía con pintura, calcomanías difíciles de quitar o equipos de grabado.
  • Asegúrate de que haya alguien cuando los suministros como el cableado o la tubería de cobre se entregue en un lugar de trabajo para que los materiales puedan guardarse de inmediato.
  • No recibas suministros antes del momento en que vayas a usarlos. Mientras más tiempo está el metal en el lugar y sin ser usado, más tiempo está expuesto al riesgo de ser robado.
  • Entabla una relación con la policía local. Solicita su asesoramiento en cómo prevenir el robo de metal en tu negocio y qué debes hacer si sufres un robo.
  • Elabora una lista maestra de todos tus equipos y metal compacto (si corresponde) e incluye fotos. Entregar esta lista a tu agente de seguro y a las autoridades ayudaría a recuperar los artículos.
  • Habla con tu agente de seguros. Asegúrate de tener un seguro adecuado que cubra el robo de metal, asimismo pon al día a tu agente con los cambios que se produzcan en tu negocio. Por ejemplo, si tu edificio que total o parcialmente desocupado, tu cobertura puede cambiar sin que te des cuenta.

Si ocurre un caso de robo de metal, llama a la policía de inmediato para que los recicladores y distribuidores de chatarra locales estén alertas. Asegúrate de preservar la escena del delito, incluidas huellas de neumáticos, pisadas y huellas dactilares. Esta evidencia podría usarse para procesar a los ladrones si son capturados.

BuildingAndShield-outline
Obtén más información sobre el seguro de negocios de Nationwide o llama al 1-888-490-1549.