hombre con una motocicleta

Al comprar una motocicleta, ya sea por primera vez o si ya tuviste una, habrá muchas opciones a tener en cuenta. Éstas incluyen el tamaño del motor, la marca y el modelo de la motocicleta y si quieres una motocicleta nueva o usada.

Si eres nuevo en el mundo de las motocicletas, es mejor que compres una motocicleta nueva porque tendrás el respaldo de un concesionario, que puede ser útil especialmente si no tienes experiencia en el mecanismo y el mantenimiento de una motocicleta. Una motocicleta nueva también es mejor si quieres asegurarte de tener la última tecnología y características.

Sin embargo, para algunos conductores, la mejor opción es una motocicleta usada.

Cuándo comprar una motocicleta usada

Una de las mayores ventajas de comprar una motocicleta usada es el precio. Ya sea que compres a un vendedor particular o en un concesionario, por lo general existe una diferencia de precio significativa entre una motocicleta nueva y una usada. Si tu presupuesto es tu mayor problema, comprar una motocicleta usada puede ser una forma excelente de conseguir una mejor motocicleta con tu dinero.

Los conductores con experiencia también son buenos candidatos para las motocicletas usadas. Si tienes experiencia en conducir, sabrás mejor qué características generales buscar en una motocicleta.

Si tiene alguna falla mecánica menor, es más probable que te des cuenta. Seguramente sepas, por ejemplo, si ese sonido que escuchas en el motor es algo que se puede arreglar fácilmente o si puede traer mayores problemas en el futuro.

Ten en cuenta que las motocicletas más antiguas tal vez no tengan la tecnología y las características de seguridad de los modelos nuevos, como ABS u otros adelantos tecnológicos recientes. Eso puede influir en tu decisión sobre qué motocicleta es mejor para tu nivel de experiencia y el uso que piensas darle.

¿Un vendedor particular o un concesionario?

Comprarle a un vendedor particular puede ser una excelente experiencia o una no muy buena, y en gran medida depende de la honestidad del vendedor. Con un concesionario, generalmente puedes conseguir una motocicleta usada con certificado, de forma que sabes que ha pasado una revisión mecánica y está en buenas condiciones para salir a la calle.

Este no es el caso con un vendedor particular, por eso tienes que ser muy cuidadoso. Algunas de las cosas que debes verificar son:
  • ¿Está al día con sus visitas al taller? ¿El dueño puede presentar los documentos que lo demuestren?
  • ¿Sufrió algún accidente o le hicieron algún trabajo de reparación importante?
  • ¿Cuántos dueños tuvo? ¿Cuál es su historial de manejo completo?
  • ¿Cuál es la lectura del odómetro?

Un informe del historial del vehículo, también llamado control de Número de Identificación del Vehículo, puede ofrecerte gran parte de lo que debes saber sobre la motocicleta antes de decidir comprarla. Una vez que tienes el VIN, o el número de identificación del vehículo, puedes conseguir un informe gratis de servicios como vehiclehistory.com sobre el historial de esa motocicleta en partícular en línea. En la mayoría de los casos, si compras en un concesionario, éste podrá proporcionártelo.

Señales de advertencia

Las cosas que debes mirar al comprar una motocicleta usada son el óxido o rasguños significativos, pintura oxidada, una cadena oxidada, humo del escape al arrancar la motocicleta o pérdida del motor o la transmisión. Cualquiera de estas señales indican problemas mayores. Si no conoces bien el mecanismo de funcionamiento de una motocicleta, pídele a un profesional que la revise.

Encontrar la motocicleta adecuada puede tardar un tiempo y requerir trabajo, pero tomar una decisión bien informada puede generar millas de placer al viajar.

Lancha-recuadro
Más información sobre seguros para motocicleta, embarcación o moto acuática de Nationwide.