Tu planificación financiera debe incluir costos de atención médica futuros. Es importante que consideres mantener conversaciones francas con tu familia y los profesionales involucrados en tu bienestar físico y financiero.

Deberías tener estas cuatro conversaciones francas:

1. Talk to your doctor

Hazte controles regulares y conoce tu presión sanguínea, niveles de colesterol y glucosa, índice de masa muscular, etc. Podrías descubrir problemas que deberían tratarse de inmediato. Si no te ocupas de ellos ahora, podrían empeorar cuando estés jubilado (cuando tendrás menos capacidad para pagar los costos que generen). Asegúrate de que tu médico esté al tanto de tu historia médica familiar, para que ambos puedan tener bajo control los factores de riesgo hereditarios.

2. Talk to your family

Analiza posibles gastos relacionados con la salud que podrían afectar tu jubilación, por ejemplo, primas de seguro, medicamentos y cirugías anticipadas. Habla con franqueza con tu familia sobre las decisiones en torno a la atención futura que deseas recibir en caso de que quedes incapacitado y no puedas expresar tus deseos. Si documentas estas conversaciones, ayudarás en la toma de decisiones futuras.

3. Talk to your employer

Procura entender los beneficios que recibirás cuanto te jubiles y los costos que impliquen. Habla con tu empleador sobre beneficios de salud, ahorros y jubilación que ofrece, así como asesoramiento médico y programas de incentivos.

4. Talk to an investment professional

Reúnete con un experto que pueda ayudarte a afrontar gastos médicos y de atención médica durante la jubilación a través de los productos y estrategias que ofrece, los cuales te prepararán mejor para la jubilación.

Mujer1-recuadro
Want to work with a financial advisor?
Llama al  1-877-245-0761