Water heater maintenance and safety tips

Tu calentador de agua puede no estar visible, oculto en un armario de servicios o solo en el sótano, pero recuerda que necesita mantenimiento regular por razones de seguridad. Para verificar que el tuyo es seguro, aprende a distinguir sus piezas y partes y aprende algunos datos importantes.

Piezas del calentador de agua

La mayoría de los tanques residenciales tienen una capacidad de 40 a 60 galones y deben poder soportar la presión de un sistema de agua residencial (por lo general 50 a 100 psi). Los tanques de acero se someten a pruebas de presión de 300 psi y tienen un forro de fibra de vidrio que evita que el óxido llegue al agua, además de un aislante. Otras piezas del calentador de agua incluyen:

  • Un tubo de inmersión para que el agua fría ingrese al tanque
  • Un caño para que el agua caliente salga del tanque
  • Un termostato para controlar la temperatura del agua dentro del tanque
  • Elementos calentadores similares a los que se encuentran en el interior de un horno eléctrico
  • Una válvula de desagüe para que puedas desagotar el tanque para reemplazar elementos, o para mover el tanque
  • Una válvula de alivio de presión o temperatura que evita que el tanque explote
  • Un ánodo de sacrificio para evitar que el tanque de acero se oxide

Válvula de alivio de presión o temperatura

Las válvulas de temperatura o de liberación de presión evitan que los tanques exploten si la temperatura o la presión superan los límites de seguridad. Lamentablemente las válvulas en tanques residenciales pueden fallar, así que es recomendable que pruebes su funcionamiento todos los años. Para ello:

  • Jala el mango hacia arriba para asegurarte de que el agua sale y se detiene cuando sueltas el mango. Si no hace nada, o deja correr el agua o gotea, debes reemplazar la válvula.
  • Deja correr agua caliente por la válvula de desagüe para eliminar los sedimentos acumulados. Debes tener una línea de desagüe, así sea conectada a las tuberías exteriores o a unas 6 pulgadas del piso para evitar quemarte si la válvula se abre cuando estás cerca.

Control de temperatura

En tanques residenciales, las configuraciones generalmente son para que el agua salga tibia, caliente, o muy caliente. Hay tantas variaciones en lo que estas configuraciones significan, pero la temperatura correcta es de al menos 120 grados en el grifo, que puedes medir con un termómetro de carne o de azúcar.

Es importante mantener la temperatura cerca de los 120 grados para eliminar los gérmenes y evitar que los niños se quemen. En comparación con los adultos, los bebés y los niños tienen piel más fina que se quema más rápidamente y a temperaturas más bajas. Lo recomendable es revisar la temperatura del agua con la muñeca o el codo cada vez que bañas a un bebé o a un niño pequeño. Si deseas obtener más información sobre la prevención de quemaduras en niños, visita Make Safe Happen.com.

Cuando te vayas de vacaciones, configura la temperatura del agua en su nivel más bajo. Esto te permite ahorrar dinero y reduce el riesgo de tener problemas cuando no estás.

Conductos de ventilación

Una ventilación deficiente puede causar emanaciones y provocar que el monóxido de carbono entre a la habitación en lugar de salir. Para mantener una buena ventilación, asegúrate que:

  • El conducto de ventilación tenga el mismo diámetro que el deflector del tanque
  • El conducto de ventilación sea recto con salida vertical, sin ninguna inclinación.
  • Donde pase por paredes o techos, tenga pared doble. Single-walled vent sections should be screwed with 3 screws per section, especially in earthquake zones.

Correas para terremotos

Atar el calentador con correas es una buena idea, aunque vivas fuera de una zona de terremotos. Esto es particularmente importante para mantener la seguridad de un calentador de agua que funciona a gas. Si tu calentador de agua se cae puede romper la tubería de gas y causar una explosión.

Consejos de seguridad adicionales para calentadores de agua

Para estar a salvo, sigue estas recomendaciones para calentadores de agua:

  • Quita el papel, el polvo y otros combustibles que haya en la carcasa del calentador.
  • Apaga la llama del piloto antes de usar líquidos inflamables o aplicar bombas insecticidas.
  • Si el dispositivo está en el garaje, elévalo para que la llama del piloto esté a 18 pulgadas por encima del piso. Esta altura ayuda a prevenir combustión de vapores de gasolina que se juntan cerca del piso.
  • Evalúa instalar una válvula de cierre automático de gas para evitar que siga saliendo gas si hay un movimiento de la tierra o si aumenta el flujo de gas de manera sustancial. La válvula evita incendios si se rompe una tubería de gas a causa de una inundación, un terremoto u otra catástrofe.
  • Te recomendamos que coloques aislante en los primeros seis pies del tubo de agua caliente y los primeros tres pies del de agua fría que salen del tanque de agua caliente. El aislante evita que el tubo de agua caliente pierda calor y que el de agua fría "sude".
  • No uses un recubrimiento de tuberías ni ningún otro tipo de aislante dentro de las seis pulgadas de la tapa de extracción o escape que hay arriba de los calentadores de agua que funcionan a gas.
El producto, la cobertura, los descuentos, los plazos de los seguros, las definiciones y otras descripciones están destinadas sólo para fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones y la información contenidas en los contratos y pólizas de seguros individuales y/o las páginas de la declaración de las empresas de evaluación de riesgos afiliadas de Nationwide, que son normativas. Dichos productos, coberturas, términos y descuentos pueden variar según el estado y se pueden aplicar excepciones.