Consejos sobre alquileres para nuevos arrendatarios

¿Estás por alquilar por primera vez? No estás solo.

Más de un tercio de los hogares estadounidenses alquilaba en 2015, lo que representaba el volumen más grande de arrendatarios desde finales de la década de los 60, según un reciente estudio de la Universidad de Harvard. El estudio revela que la demanda en el mercado de los alquileres ha aumentado en todos los grupos etarios, niveles de ingresos y tipos de familias, con mayores aumentos entre los arrendatarios de mayor edad y las familias con niños.

Entonces, ¿cómo haces para ingresar a un mercado de alquileres congestionado y encontrar un apartamento decente que puedas pagar?

En primer lugar, calcula de cuánto será tu ingreso mensual e incluye los ahorros, las deudas y las facturas periódicas. Los especialistas en finanzas a menudo señalarán que alrededor del 28% al 35% del ingreso puede ir al alquiler. Las calculadoras en línea pueden ayudar con estimaciones presupuestarias.

En segundo lugar, comienza a buscar alquileres económicos a través de fuentes aprobadas como sitios web diseñados especialmente para quienes buscan alquilar, como Zillow.com, Rent.com y StreetEasy.com.

Ten en cuenta que puede haber comisiones del corredor, que a menudo resultan ser toda una sorpresa para los nuevos arrendatarios. A veces los arrendadores pagarán la comisión del corredor, pero en los mercados de alquileres competitivos, como Nueva York y San Francisco, la comisión del corredor irá por cuenta de quienes buscan un apartamento.

La comisión del corredor se basa en un porcentaje del contrato de arrendamiento de un año, normalmente equivale a un mes de alquiler. Podría valer la pena ya que trabajar con un corredor con reputación te permite ver varias propiedades legítimas de una vez. Esto es importante porque un reciente estudio de la Universidad de Nueva York identificó hasta 29,000 listados de alquileres falsos en Craigslist en 20 ciudades importantes dentro de un período de cinco meses.

Es posible negociar la comisión del corredor. Los momentos de menor actividad, como a finales del invierno, experimentarán una caída en la demanda, así que ese puede ser una buena época para negociar una comisión del corredor más baja. Como la comisión del corredor podría equivaler a un mes de alquiler como máximo, no olvides incluir ese costo adicional en el detalle de lo que puedes pagar.

Los arrendadores pedirán una verificación de crédito para confirmar tus ingresos y solvencia crediticia. A los jóvenes graduados universitarios, con la deuda del crédito para estudiantes y poca experiencia laboral, se les puede pedir que uno de los padres o tutores salgan de garantes en el contrato de arrendamiento si el arrendador considera que el joven arrendatario presenta riesgos financieros. Es posible que también haya un cargo por verificación de antecedentes penales, que exigen muchos arrendadores.

Si bien cada arrendador es diferente, lo que se practica a diario es pagar el alquiler del primer y el último mes más un depósito de seguridad al momento de firmar el contrato de arrendamiento.

Cuando estés listo para mudarte a tu nuevo apartamento, toma fotos del lugar vacío y registra los daños que encuentres. Asegúrate de que tus compañeros de cuarto se incluyan en el contrato de arrendamiento y presta atención a los que dice el contrato respecto a subarrendatarios. Guarda todos los documentos relativos al alquiler en un lugar seguro.

Asegúrate también de entender lo que cubre y no cubre el seguro de tu arrendador. En la mayoría de los casos, tú solo serás responsable de reemplazar propiedad personal robada o dañada. Muchos arrendadores exigen que sus inquilinos cuenten con un seguro de inquilinos o arrendatarios. Por eso es importante que consideres el seguro de inquilinos o arrendatarios para proteger tus pertenencias de daños o robos.

El producto, la cobertura, los descuentos, los plazos de los seguros, las definiciones y otras descripciones están destinadas sólo para fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones y la información contenidas en los contratos y pólizas de seguros individuales y/o las páginas de la declaración de las empresas de evaluación de riesgos afiliadas de Nationwide, que son normativas. Dichos productos, coberturas, términos y descuentos pueden variar según el estado y se pueden aplicar excepciones.