Cobertura de seguro por catástrofes

Si una catástrofe daña tu casa, necesitarás una cobertura de seguro que te permita recuperarte. Sin embargo, la utilidad de un seguro de vivienda frente a dicha catástrofe, dependerá exclusivamente del tipo de cobertura que hayas adquirido. A continuación, te damos 6 consejos para ayudarte a evaluar tu cobertura.

1. Debes saber qué tipo de cobertura tienes

Para estar preparado, lo primero que debes saber es lo que cubre tu póliza. Las pólizas estándar para propietarios de viviendas pueden excluir la cobertura de pérdidas por derrumbes, terremotos, cortes de energía, guerra, acción gubernamental, fallas de urbanización, mantenimiento inadecuado, mano de obra deficiente y ciertos tipos de daños causados por agua. Las pólizas especiales están disponibles para cubrir algunos de esos riesgos. Los daños causados por viento y agua pueden estar cubiertos en la mayoría de las regiones pero es posible que las áreas propensas a huracanes, tornados, inundaciones o terremotos requieran cobertura adicional o deducibles más altos.

Las pólizas para arrendatarios, propietarios de vivienda y propietarios de condominios cubren los contenidos de una casa y la responsabilidad civil por personas lesionadas en la propiedad. Las pólizas estándar suelen cubrir hasta la mitad del valor de la estructura, pero normalmente hay límites más altos disponibles. Algunos tipos de contenido, como la joyería, suelen tener límites especiales; en el caso de las joyas, ese límite normalmente es de $1,000 a menos que se contrate una póliza con límites más altos.

2. Considera la posibilidad de los costos de reposición para tus contenidos

Algunas pólizas le reembolsan al asegurado los costos de reposición, mientras que otras reembolsan el valor del mercado de la casa o los artículos dañados o destruidos. Por ejemplo, la cobertura Brand New Belongings® de Nationwide es una característica opcional de las pólizas de seguros de inquilinos o arrendatarios, propietarios de vivienda y propietarios de condominios que proporciona fondos para reparar o reemplazar artículos dañados, destruidos o robados, independientemente de su antigüedad o condición. Por ejemplo, si tu televisor de 10 años de antigüedad se dañó por un incendio, Brand New Belongings te lo repondrá con un modelo nuevo.

3. Evita los errores comunes relacionados con los costos de reconstrucción

A la hora de decidir qué nivel de seguro o tipo de póliza comprar, los propietarios de viviendas suelen cometer uno o más de los siguientes errores, los cuales afectan el monto que pagan en concepto de primas y la cantidad que se cubrirá de sus costos de reconstrucción:

  • Incorporar el costo del terreno al valor de la vivienda: el terreno no suele destruirse; por lo tanto, “calcula el dinero que necesitas para reconstruir tu casa sobre el lote del cual eres propietario en lugar de basar el costo de reconstrucción considerando el valor de mercado de la vivienda”, aconseja Michael Thrasher, analista de investigación para la compañía de protección financiera del consumidor, ValuePenguin.
  • No actualizar el valor de tu casa luego de remodelaciones: al calcular los costos de reconstrucción antes de un desastre, es una buena idea llamar a un contratista para que calcule el costo de reemplazar la estructura según los códigos de construcción vigentes. Las asociaciones locales de constructores, los tasadores de casas y tu agente de seguros también pueden brindarte los cálculos. La norma general es multiplicar los pies cuadrados de tu casa por los costos de reconstrucción de este tipo de vivienda en tu área. “Los propietarios invierten mucho dinero en la remodelación, la incorporación de nuevos materiales, los muebles y los electrodomésticos pero cometen el error de no incorporar esas mejoras en las pólizas de seguro”, explica John Bodrozic, cofundador de HomeZada. Asegúrate de que tu póliza incluya la cobertura contra ordenanzas o leyes para cubrir los gastos adicionales de reparación o reemplazo de tu casa según los códigos de construcción vigentes y futuros.

4. Elabora un inventario de tu casa

“Elabora un inventario de tu casa que detalle todas las pertenencias antes de un desastre y revísalo con un agente de tu compañía de seguros para verificar si tienes el seguro apropiado”, aconseja Bodrozic. “Actualiza este inventario para que incluya los proyectos completados de remodelación de la vivienda”.

Es posible que necesites aumentar el valor de la póliza para cubrir el costo adicional relacionado con el reemplazo de esos materiales, o que debas agregar el seguro suplementario para cubrir las pérdidas de ciertas posesiones como joyas o antigüedades.

“Luego de un desastre, el inventario de tu casa te ayuda a demostrar las pérdidas que has tenido”, dice Bodrozic. Él sugiere que guardes una copia digital del inventario de tu casa y otra información importante en otro lugar que no sea tu vivienda para protegerla de una catástrofe que pueda destruir tu hogar. 

5. Busca un buen nivel de cobertura de responsabilidad civil

“La cobertura de responsabilidad civil protege al asegurado y a los miembros de su familia (incluidas las mascotas) de demandas por daños corporales y a la propiedad. Cubre los costos legales y los laudos, si los hubiera, hasta el límite de la póliza”, explica Thrasher.

Es posible que la cobertura de responsabilidad civil no sea un problema a la hora de considerar catástrofes, pero sí puede ser importante. Considera, por ejemplo, la siguiente situación: un visitante se lesiona al resbalarse en tu acera cubierta de escarcha durante una tormenta de invierno, o se lesiona por el desprendimiento de ramas de los árboles o rompimiento de vidrios durante fuertes vientos.

A menudo, las pólizas limitan la responsabilidad civil a un monto máximo de $300,000. Asegúrate de tener la suficiente cobertura de responsabilidad civil para proteger todos tus activos en caso de que te demanden.

6. Evalúa tu póliza cada vez que algo sufra una modificación

Para asegurarte de tener la cobertura apropiada, “reevalúa tu póliza de seguro cuando cambien tus circunstancias, no solo cuando se renueva la póliza”, aconseja Thrasher.

Seguir estos sencillos pasos ahora te ayudará a obtener el máximo valor si debes presentar un reclamo.

Los términos, definiciones y explicaciones de seguro son solo con fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones e información en los contratos individuales, pólizas de seguro o páginas de declaración que las controlan. Dichos términos pueden variar dependiendo del estado y pueden aplicarse exclusiones.