Aunque es común para un inspector de viviendas encontrar inconvenientes menores, hay ocho problemas a los que debes estar atento para proceder con precaución o descartar la casa por completo. Antes de comprar, inspecciónala de forma exhaustiva en busca de los siguientes signos de advertencia para saber si te convendría cancelar la operación.

  1. Asbesto

    Muchos hogares construidos antes de julio de 1989 pueden contener este material peligroso. Si hay presencia de asbesto, debe ser removido y debidamente desechado por un profesional. Si ese es el caso, deberás tener en cuenta este costoso trabajo antes de tomar la decisión de ofertar por la casa.

  2. Problemas eléctricos o de plomería

    Muchos problemas eléctricos y de plomería son pequeños y económicos de arreglar. Algunas personas tratan de ahorrar dinero al realizar proyectos por su cuenta o contratando a un aficionado. Si los propietarios anteriores escatimaron en el cableado o la plomería, considera los costos de reparación al decidir si comprarás la casa.

  3. Problemas en los cimientos

    No todas las grietas pequeñas justifican dar marcha atrás con la operación. Cuando se trata de problemas en los cimientos, el objetivo principal es determinar las causas que ocasionaron las grietas. ¿Se deben únicamente a un asentamiento mínimo de la estructura? ¿O se trata de un problema más grave, como raíces de árboles grandes o condiciones deficientes del suelo? Una vez que hayas detectado la causa de las grietas, podrás evaluar mejor si estás dispuesto a seguir adelante.

  4. Pintura con plomo

    Además del asbesto, las casas antiguas también pueden tener pintura con plomo. Esto podría ser un factor decisivo, en especial para familias con niños pequeños. La pintura con plomo es extremadamente peligrosa cuando se consume y eliminarla puede ser costoso.

  5. Moho

    No todos los problemas de moho son iguales. Si el moho se encuentra en el baño, se puede solucionar simplemente mediante la instalación de un extractor de aire y no sería motivo de gran preocupación. Sin embargo, si el moho es producto de una gotera en el techo, o de daños provocados por el sistema de riego o la plomería, te recomendamos averiguar el costo de reparación antes de seguir adelante.

  6. Techo antiguo

    Un inspector de viviendas será capaz de ayudarte a determinar si los problemas del techo son menores, o si hay algún daño debajo de él. Ten en cuenta que reemplazar el techo es una de las reparaciones residenciales más costosas y puede representar miles de dólares.

  7. Plagas

    Desde insectos que se alimentan de la madera, como las termitas, hasta cucarachas, ratones y ratas de madriguera, las plagas pueden dañar la estructura de una casa de muchas maneras. Sin embargo, no todos los problemas de plagas son igual de graves. En caso de duda, llama a una compañía de control de plagas para que te den una cotización antes de concretar la compra de la casa.

  8. Daños causados por el agua

    Asegúrate de que puedan explicarte los motivos de todo daño ocasionado por el agua que descubras. Esto debería ser una señal de advertencia para ti y ayudarte a determinar si te conviene dar por terminada la operación.

La información obtenida como resultado de la inspección de la casa puede usarse para negociar con el vendedor. Si la vivienda tiene problemas de gran magnitud, puedes pedirle al vendedor que realice las reparaciones pertinentes o que reduzca el precio de la propiedad. De este modo, tendrás dinero adicional para encargarte tú mismo de los arreglos.

Protege tu nuevo hogar y tus pertenencias con el seguro de vivienda de Nationwide. Busca un agente y obtén una cotización hoy mismo.

La información incluida en esta publicación se elaboró a partir de fuentes que se consideran confiables o se obtuvo de ellas. Nationwide Insurance y sus entidades relacionadas y empleados no garantizan los resultados y no asumen responsabilidad alguna en relación con la información provista. Esta publicación y los artículos individuales en esta publicación solo tienen carácter informativo, no sustituyen ni constituyen un asesoramiento legal o profesional. Es responsabilidad del usuario confirmar el cumplimiento de toda regulación local, estatal o federal correspondiente.