Dejar en guardería a un perro o un gato durante las vacaciones

Si planificas con tiempo, puedes aliviar tus preocupaciones sobre dejar a tu mascota cuando sales de vacaciones. Ya sea que un cuidador de mascotas vaya a tu casa u optes por la guardería para dejar a tu peludo amigo, hay algunas medidas que puedes tomar para simplificar tu vida y la de tu mascota al salir de viaje.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a decidir qué opciones son las mejores para ti, y a preparar a tu mascota para la estadía, para que se sienta cómoda y segura.

Mascotas en guardería - Opción N.º 1: instalaciones adecuadas

No siempre es posible o deseable llevar a las mascotas de vacaciones. Reservar una estadía en una guardería es una opción si no llevarás a tu mascota de viaje contigo. Al igual que los hoteles para los animales, las guarderías ofrecen un espacio cómodo donde tu mascota puede dormir, comer y recrearse. Aunque muchas guarderías se especializan en el cuidado de perros, es posible encontrar otras que también cuiden gatos, pájaros y animales de compañía pequeños. Tu veterinario puede tener instalaciones adecuadas para guardería, así que no te olvides preguntar.

Mascotas en guardería - Opción N.º 2: cuidadores de mascotas

Si a tu amigo peludo no le gusta pasar tiempo con animales desconocidos o tiene necesidades médicas, preferirás que alguien con experiencia le cuide, o si simplemente consideras que estará más cómodo en el entorno familiar de su propio hogar mientras tú no estás, un cuidador profesional es otra opción. Algunos cuidadores pueden ir a tu casa para cuidar de tu mascota las 24 horas, los 7 días de la semana , y otros pueden ir allí periódicamente durante el día para darle de comer, atenderle y jugar con ella. Los cuidadores con buena reputación pueden proporcionarte referencias. Puedes preguntarle a tu veterinario, ya que te puede recomendar a un cuidador confiable.

Los dueños de gatos suelen sentirse más cómodos dejando a sus mascotas en casa. Por lo general, los gatos no requieren tanta atención como los perros, ya que no necesitan que los saquen a pasear o les dejen salir. Bastará con que el cuidador vaya a tu casa una vez por día para reponer el alimento y los recipientes con agua, limpiar las cajas higiénicas y rascarle un poco detrás de las orejas.

Cómo preparar a tu mascota para la guardería o el cuidador

Estos son algunos consejos que te permitirán alistar a tu perro o gato para la guardería o el cuidador:

  • Visita al veterinario para obtener las vacunas, el tratamiento contra pulgas o garrapatas, los medicamentos y los documentos que demuestren que tu mascota está lo suficientemente saludable para pasar un tiempo en la guardería.
  • Colócale a tu mascota un collar con una placa donde figure tu número de teléfono celular.
  • Asegúrate de que tu mascota tenga su alimento regular, todos sus medicamentos, las instrucciones, las libretas sanitarias, la información de contacto para emergencias, la información de contacto de tu veterinario y algunos de sus juguetes.
  • Entrégale al cuidador o a la guardería los horarios de alimentación de tu perro o gato, las dosis de los medicamentos y otras actividades. Ofrece soluciones para cualquier problema conductual que pudiera surgir en tu ausencia.
  • Deja a tu perro o gato una de tus camisetas sin lavar para que se sienta reconfortado por tu aroma mientras tú no estás.

Si bien es probable que tu mascota la pase muy bien explorando una nueva área de la guardería o teniendo toda tu casa para ella sola por unos días, es importante tener en mente su seguridad. Disfruta de mayor tranquilidad cuando estés de viaje comprando un seguro para mascota, el cual puede contrarrestar los gastos veterinarios en caso de que tu mascota se enferme o lesione en la guardería o mientras está con el cuidador.

Los términos, definiciones y explicaciones de seguro son solo con fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones e información en los contratos individuales, pólizas de seguro o páginas de declaración que las controlan. Dichos términos pueden variar dependiendo del estado y pueden aplicarse exclusiones. Los descuentos podrían no aplicarse a todas las coberturas de la póliza.