Padre e hija mirando autos

Para muchos adolescentes, adquirir su propio seguro de auto sin ayuda podría tener un costo bastante más alto de lo que sus empleos de verano les permiten afrontar. Es por esa razón que muchos padres incluyen a sus hijos adolescentes en la póliza de seguro familiar, con lo cual el gasto es mucho menor que si el adolescente adquiriera su propia póliza de seguro.

En algún momento, sin embargo, los adolescentes se convierten en adultos y su nivel de riesgo en relación con el seguro disminuye. En consecuencia, su prima de seguro, si decidieran adquirir su propia póliza, también disminuiría al pasar de la adolescencia a la adultez. ¿Es este el momento ideal para aconsejar a tus hijos que se responsabilicen y excluirlos de tu póliza de seguro de auto?

Depende. Hay varias opciones disponibles para la familia: que el menor compre su propio seguro de auto, que los padres sigan asegurando a sus hijos y pagando las primas, o bien, que los padres continúen asegurando a sus hijos, pero hagan que estos se responsabilicen de los costos correspondientes. La opción que se elija variará según la perspectiva financiera de cada familia. Tal vez te estés preguntando: ¿cuánto tiempo puede un menor estar cubierto por el seguro de auto de sus padres? La realidad es que los padres pueden tener incluidos a sus hijos en la póliza de seguro de auto de la familia durante el tiempo que deseen, pero esto podría no ser conveniente desde el punto de vista financiero.

En tal sentido, hay factores importantes a tener en cuenta. “Si al llegar a la edad adulta y comenzar a valerse por sí solos, tus hijos permanecen en la póliza, tú, como padre, debes comprender que estás sujeto a responsabilidades, legales y de otro tipo, totalmente imponderables y relacionadas con otros conductores”, explica Robert Hartwig, profesor adjunto de Práctica Profesional y codirector del Centro de Gestión de Riesgos y Eventualidades de la University of South Carolina en Columbia.

Factores de riesgo

Un conductor joven, incluso uno que tenga poco más de 20 años, representa un mayor riesgo al conducir. “Cuando excluyes a un conductor joven de la póliza de tu familia, disminuyes la probabilidad de que haya un reclamo por daños a la propiedad, por daños al propietario y a terceros, y por otras responsabilidades civiles que puedan surgir como consecuencia del accidente”, explica Hartwig. “Una vez que se excluye del seguro al joven conductor, la prima de la póliza familiar disminuye considerablemente, al igual que la prima correspondiente a la póliza de responsabilidad civil en exceso o suplementaria del padre o la madre, que se encargan de brindar protección adicional más allá de la que ofrece el seguro de auto”.

De manera que, desde el punto de vista financiero, son muy válidas las razones para excluir a un hijo de la póliza del seguro de automóvil de la familia. El problema es determinar la edad adecuada para hacerlo.

Diferencia de prima de seguro de auto por género

En una póliza de seguro de auto familiar, la prima se cotiza de manera diferente y es más alta para adolescentes que para adultos de mayor edad y, entre los adolescentes, también se tiene en cuenta el género. “Si una pareja tiene mellizos, un niño y una niña, y cada uno de ellos obtiene su licencia de conducir al mismo tiempo, inicialmente, la muchacha recibirá una mejor prima que el varón debido a las estadísticas según las cuales el riesgo de accidente entre las adolescentes mujeres es menor”, explica Kevin Lynch, profesor adjunto de Seguros en el American College of Financial Services, en Bryn Mawr, Pensilvania.

Te contamos por qué: de acuerdo con el Instituto de Seguros para la Seguridad en Carreteras, 9.2 conductores adolescentes varones mueren en accidentes automovilísticos por cada 100 millones de millas transitadas, cifra que casi duplica la tasa de mortalidad de las conductoras adolescentes mujeres, que es de 5.3. Esto explica por qué asegurar a un hijo adolescente cuesta un 25% más que asegurar a una hija adolescente.

Con el paso del tiempo, y a medida que ambos van acumulando datos en su historial de conducción, entran en juego otros factores para la evaluación de riesgos del seguro. “Cuando la hija de esta pareja hipotética cumpla 21 años, si suponemos que tiene un historial de conducción impecable, será tratada como una adulta en cuanto a la prima se refiere, por lo que se le asignará una prima de adulto estándar”, dice Lynch. Sin embargo, los adolescentes varones pueden no recibir primas de adulto estándar hasta los 25 años aunque tengan un historial de conducción impecable. Independientemente del género, enseñarles a tus hijos adolescentes a conducir sin riesgos es fundamental, tanto por lo concerniente a primas de seguro como por lo relativo a su seguridad. Estos son algunos consejos de seguridad al conducir para adolescentes que te ayudarán a comenzar.

Hay otros detalles que deben tenerse en cuenta. Según Lynch, un menor que vive con sus padres o se va de su casa a la universidad o a la facultad de posgrado podrá seguir incluido en la póliza de auto de sus padres sin cargo adicional hasta los 24 años, salvo que haya comprado una póliza de seguro por su cuenta.

Cómo decidirse

Pues bien, ¿cuándo debería un padre sugerirle a su hijo o hija que ha llegado el momento de pensar en comprar su propia póliza de seguro? Obviamente, esta decisión depende de muchos factores, entre ellos, el historial de conducción del menor, cuestiones financieras y de madurez, y los planes de los padres para el futuro financiero de los jóvenes.

En ciertos casos, por ejemplo cuando un conductor joven se muda a un estado con primas de seguro más bajas, esta decisión se vuelve más sencilla. “Después de la universidad, mi hijo se mudó a Texas, donde los seguros de auto son mucho más económicos que en Nueva York”, dice Hartwig. “Como consiguió empleo, pudo hacerse cargo de pagar su propio seguro”.

Reconsidera tu póliza de seguro de auto después de la graduación

Muchos padres suelen optar por retener a sus hijos adolescentes en la póliza de seguro de automóvil de la familia hasta que se gradúan de la universidad, siempre que encuentren empleo y se muden de la casa familiar. En esta etapa, deberían estar pagando su propia vivienda, sus facturas de alimentos y tarjetas de crédito, con lo cual podrían tener una clasificación de crédito positiva. Los aseguradores de automóviles tienen en cuenta la calificación del crédito del solicitante, además de otros factores, al realizar su evaluación de riesgos. Si suponemos que la persona tiene un historial de conducción impecable y un historial crediticio sólido, existe una buena posibilidad de obtener una prima competitiva. “Al tener una mejor calificación del crédito, casi todos pueden garantizar la obtención de un seguro de auto a un menor costo”, dice Hartwig.

Algunos padres pueden decidirse por seguir manteniendo a sus hijos incluidos en la póliza con posterioridad a su graduación. Pero si el menor está en posición de pagar su propio seguro de auto, será momento de que la familia se siente a hablar del tema.

Habla con un agente de seguros

Hartwig aconseja, además, incluir a un agente de seguros en la conversación. “Un agente tiene la experiencia necesaria en cuestiones de riesgo y seguro como para brindar asesoramientos sobre las diferentes coberturas de seguro que hay en el mercado y sobre la importancia de adquirir un seguro, además de comparar y contrastar los plazos, las condiciones y los costos de las diferentes pólizas”, indica.

Independientemente de que decidas que es momento de que tu hijo tenga su propia póliza o prefieras seguir manteniéndolo en tu póliza, Nationwide te ofrece una cobertura de seguro de auto confiable con numerosos descuentos. Obtén una cotización gratuita hoy mismo.

Los términos, definiciones y explicaciones de seguro son solo con fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones e información en los contratos individuales, pólizas de seguro o páginas de declaración que las controlan. Dichos términos pueden variar dependiendo del estado y pueden aplicarse exclusiones.