Auto negro de una compañía estacionado fuera de una casa

Conducir un auto es algo importante. Salir a la calle en cuatro ruedas significa que eres responsable por la seguridad de tus pasajeros, de otros conductores y de tu propia seguridad. Es importante establecer reglas con los miembros de la familia para que todos puedan mantenerse seguros. Esto incluye a adolescentes que recién comienzan a conducir y a personas ancianas cuyas habilidades de conducción puedan estar deteriorándose. 

Privilegios obtenidos

Debido a que los conductores nuevos son vulnerables a tener más riesgos, muchos padres encuentran la solución en un acuerdo escrito con sus hijos adolescentes: un contrato de conducción.  

Con un contrato, los padres y los adolescentes pueden contemplar todo: pautas, expectativas y metas. Y las consecuencias de los incumplimientos. Tenerlo por escrito hace que todo esté claro desde el principio y que sea difícil que alguien se “olvide” de las reglas o haga que excepciones únicas se conviertan en nuevas reglas.

El camino hacia la independencia

A medida que tu hijo adolescente obtenga experiencia en la carretera, dale más libertad. Se pueden utilizar ciertos puntos de referencia:

  • Cuando el adolescente haya probado que no tiene infracciones ni accidentes
  • Cuando los padres y el adolescente estén conformes con las habilidades de conducción del adolescente
  • Experiencia general como conductor (6, 9, 12 o 18 meses)

Precaución, siempre

Incluso con un acuerdo, es importante no avanzar muy rápido. La primera vez que tenga un privilegio nuevo debe ser con una rutina, con bajo estrés, como por ejemplo, llevar a un miembro de la familia a una actividad semanal. No permitas que la primera vez que conduzca de noche sea a un juego importante o al baile de graduación: tendrá mucha ansiedad.

Una vez que todos estén cómodos con un nuevo privilegio, otorga más. Por ejemplo, una vez que haya aprendido a conducir de día, deja que conduzca de noche una vez por semana. Esto le parecerá dolorosamente lento a tu joven conductor, pero un día, cuando menos lo esperes, te lo agradecerá.

Conducción de ancianos: cómo abordar las opciones de contrato

A muchos adultos les atemoriza la idea de hablar con sus padres ancianos sobre sus hábitos de conducción. No es fácil sugerirles a nuestros padres, que alguna vez fueron expertos al volante, que consideren limitar su conducción, por ejemplo, a hacerlo solo de día. Es incluso más difícil sugerirles que dejen de conducir en absoluto, tanto por su propia seguridad y por la de los demás conductores.

Si tu familiar es un conductor de más de 80 años de edad, o si tiene más de 70 años y ha tenido una cantidad cada vez mayor de accidentes de tránsito o cuasiaccidentes, podría ser el momento de tomar distancia y analizar de manera objetiva si es bueno que siga conduciendo. Y, si eres hijo de un conductor anciano, hay formas de discutir este tema de una manera en que no hieras sus sentimientos o que se malinterprete tu intención.

Sé afectuoso cuando expreses tus inquietudes

Hablar con los padres u otros seres queridos de la tercera edad acerca de dejar de conducir o limitarlo debe abordarse con compasión y sensibilidad.

“Es una situación complicada”, reconoce Huldah Sullivan, experta en cuidado de ancianos de Nebraska, quien ha trabajado en centros de cuidados a largo plazo desde 1981. “Si puedes involucrar al médico de cabecera, eso siempre es lo mejor, porque puedes abordar el tema desde un punto de vista médico o de seguridad”.

Sin embargo, no siempre es posible involucrar a un proveedor médico. En ese caso, debes elaborar una lista de las inquietudes y llevar un registro de los incidentes que respalden tus motivos para la conversación. Es importante asegurarte de que el conductor anciano sepa que estás preocupado en lugar de sentir que lo estás juzgando o castigando. 

Pon la seguridad en primer lugar

A veces, los conductores ancianos pueden reaccionar mal a la solicitud y rehusarse a limitar sus hábitos de conducción. Si todos los esfuerzos respetuosos y razonables fallan, Sullivan dice que presentar un informe de “conductor peligroso” ante el Departamento de Vehículos Motorizados local es una manera de abordar la situación cuando no quedan otras opciones. 

Aunque el procedimiento y las normas varían de un estado a otro, el Departamento de Vehículos Motorizados se contactará con los conductores con sus habilidades mermadas y les pedirá realizarse una evaluación médica antes de permitirles conducir de nuevo. La agencia también puede exigirles que realicen una prueba de conducción.

Luego, el Departamento de Vehículos Motorizados determinará si a tu padre/madre o ser querido se le permitirá seguir conduciendo. En algunos casos, pueden poner restricciones, como por ejemplo no permitirle al conductor que conduzca de noche o en autopistas.

Presenta opciones alternativas

“Debes recordar que, para la mayoría de las personas, conducir representa libertad”, dice Sullivan. Muchos adultos mayores temen que dejar de conducir afectará considerablemente su independencia.

Agrega que la mayoría de las comunidades tienen algún tipo de servicio de autobuses o camionetas para llevar a los adultos mayores a lugares como la consulta médica, la tienda de comestibles, el centro comercial, etc.

“Si les muestras que pueden seguir haciendo las actividades que desean, facilita mucho la situación para todos”, afirma Sullivan. Y, en vez de sentir que están perdiendo su independencia, puede que en realidad esperen con ansias hacer amistades gracias a la nueva situación. 

Deberás comenzar a averiguar qué servicios hay disponibles para facilitar la transición a un estilo de vida sin automóvil. Esto puede incluir el uso de servicios de transporte compartido con más frecuencia, particularmente de noche cuando hay menos visibilidad. Algunas comunidades también proporcionan camionetas y autobuses especiales para adultos mayores para que vayan a sus citas y a hacer sus mandados. 

¿Quieres saber más?

Consulta nuestra biblioteca de Recursos para autos y obtén más información sobre cómo conducir de forma segura y cómo enseñarles a tus hijos adolescentes a hacer lo mismo.

Los términos, definiciones y explicaciones de seguro son solo con fines informativos y de ninguna manera reemplazan o modifican las definiciones e información en los contratos individuales, pólizas de seguro o páginas de declaración que las controlan. Dichos términos pueden variar dependiendo del estado y pueden aplicarse exclusiones.