mujer joven conduciendo un auto

Cinco preguntas para ayudarte a elegir el mejor deducible para tu seguro de auto

Una manera de ahorrar dinero al asegurar tu auto es aumentar el deducible, que es el monto en dólares que se “deduce” de una pérdida asegurada. Para muchos clientes, determinar la cantidad de este deducible puede ser una decisión difícil.

Las pólizas de seguro de automóvil tradicionales, en general, exigen que el consumidor elija un deducible para la cobertura integral y un deducible aparte para la cobertura de colisión, aunque pueden ser el mismo monto deducible. La cobertura de responsabilidad civil en la póliza no tiene deducible.

Mientras más alto sea el deducible, más bajas serán las primas de seguro anuales, bianuales o mensuales porque el consumidor está asumiendo una parte del costo total de un reclamo. Ten en cuenta que el monto deducible saldrá del bolsillo del asegurado en el caso de un accidente de auto con culpabilidad, lo que podría restarle importancia al ahorro en la prima.

Por otra parte, un deducible bajo incrementará los pagos de primas. Si el asegurado no tiene un accidente con culpabilidad por el que se haga un reclamo, la persona habrá pagado más por el seguro del auto que alguien con un deducible más alto.

Antes de decidirte por el deducible adecuado, ten en cuenta estas cinco preguntas:
  1. ¿De qué manera los distintos niveles de deducibles afectan la prima del seguro?

    Esta es una buena pregunta, ya que todas las aseguradoras tienen distintas relaciones de deducible-prima y los estados difieren en su enfoque regulatorio en este aspecto. Cada estado puede tener distintas normas en cuanto a la manera en que un deducible se incorpora a una póliza de seguro. En general, aumentar el deducible en dólares de $200 a $500 podría reducir los costos de prima por cobertura integral y de colisión de un 15% a un 30%, mientras que aumentar el deducible a $1,000 podría generar un ahorro del 40% o más.

  2. ¿Cuál es la desventaja de un deducible alto?

    Digamos que un conductor desconocido golpeó de pasada un auto sin darse cuenta y el dueño tuvo que pagar $800 por los daños. El dueño tiene un deducible de $1,000. Esos $800 ahora salen del bolsillo de propietario. Sin embargo, si el propietario tenía un deducible de $100, el gasto de su bolsillo sería de solo $100, con lo que se ahorraría $700.

  3. ¿Es financieramente ventajoso tener un deducible bajo y una prima más alta?

    Eso depende. Una persona con una relación de deducible bajo/prima alta puede pasar 10 años sin presentar un reclamo al seguro. La persona terminará pagando más con el transcurso del tiempo en primas totales que una persona que tiene un deducible más alto. Por otra parte, una persona puede terminar presentando varios reclamos al seguro en solo pocos años.

  4. ¿Entonces cómo se puede decidir cuál es la mejor solución?

    Puedes preguntarte, por ejemplo:
    1. ¿Te sientes cómodo tomando cierto riesgo financiero con un deducible más alto, o esta situación te molestaría?
    2. ¿Tienes los medios financieros para pagar el deducible alto si tuvieses que hacerlo?

    Si estás teniendo problemas financieros, podría parecer mejor tener un deducible alto porque reduciría las primas totales. Pero si tienes un accidente con culpabilidad, ¿tendrás dinero suficiente a mano para pagar el deducible? La mejor práctica es crear un fondo de emergencia para cubrir el deducible más alto antes de tomarlo efectivamente.

  5. ¿En qué medida incide el historial de conducción de una persona sobre la elección del deducible?

    Actualmente se piensa que cuanto mejor se conduce, más hay que tener en cuenta un deducible más alto, ya que las primas serán menores. Por otro lado, para una persona con un historial de conducción no muy bueno, quizás lo mejor sería elegir un deducible más bajo, a pesar de las primas adicionales. También puedes considerar un programa que te recompense por conducir de manera segura, como Vanishing Deductible de Nationwide, que te permite obtener $100 de descuento en tu deducible por cada año de conducción segura.[1]

En pocas palabras, elegir el deducible adecuado lleva tiempo y consideración. Un agente de seguros especializado puede ayudar a los consumidores a tomar la mejor decisión según su historial de conducción, sus finanzas actuales, su informe crediticio y sus metas de planificación económica generales.