Adultos mayores que conducen
Cotiza un seguro de auto

Recuperar Cotización Guardada Llama al 1-877-On Your Side® (1-877-669-6877) a cualquier hora

Buscar un agente

Búsqueda avanzada Llama al 1-877-On Your Side®
(1-877-669-6877) a cualquier hora

Adultos Mayores que Conducen: cómo abordar la conversación para que entreguen las llaves del auto

Dos conductores ancianos sentados en un auto

A muchos adultos les atemoriza la idea de hablar con sus padres ancianos sobre sus hábitos de conducción. No es fácil sugerirle a nuestros padres que alguna vez fueron expertos tras el volante que consideren limitar su conducción a, digamos, durante el día solamente. Es incluso más difícil sugerir que dejen de conducir en lo absoluto, tanto por su propia seguridad como por la de otros conductores.

En una encuesta realizada por el sitio Caring.com, dos de cada cinco adultos dijeron que hablar con sus padres sobre sus hábitos de conducción los haría sentir incómodos. Una de las personas que respondió la encuesta explicó la dificultad: "No es un tema fácil, siento que ellos pensarían que se les está quitando su libertad, y por supuesto probablemente pensarían que se van a volver una carga para quienes tengan que hacerse cargo de la conducción por ellos".

Pero debido a que la esperanza de vida es mayor, más adultos que nunca antes siguen conduciendo aun cuando ya no tienen la capacidad para hacerlo. Elizabeth Dugan, profesora adjunta de gerontología en la McCormack Graduate School of Policy and Global Studies de la University of Massachusetts Boston, y autora de "The Driving Dilemma: The Complete Resource Guide for Older Drivers and Their Families", informa que la mayoría de los adultos mayores que conducen lo seguirán haciendo por aproximadamente 10 años más de lo que deberían.

Eso crea una situación peligrosa, tanto para los conductores ancianos como para otras personas en la carretera. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los tasas de accidentes automovilísticos fatales comienzan a aumentar entre los conductores mayores de 70 años, y la tasa más alta se ve en conductores mayores de 85 años.

Si eres un conductor de más de 80 años de edad, o si tienes más de 70 años y has tenido una cantidad cada vez mayor de accidentes de tránsito o incidentes, podría ser el momento de tomar distancia y analizar de manera objetiva si es bueno que sigas conduciendo. Y, si eres hijo de un conductor anciano, hay formas de discutir este tema de una manera en que no hieras sus sentimientos o que se malinterprete tu intención.

Sé afectuoso cuando expreses tus inquietudes

Hablar con los padres u otros seres queridos de la tercera edad acerca de dejar de conducir o limitarlo debe abordarse con compasión y sensibilidad.

"Es una situación complicada", reconoce Huldah Sullivan, experta en cuidado de adultos mayores con sede en Nebraska, quien ha trabajado en centros de cuidado a largo plazo desde 1981. "Si puedes involucrar al médico de cabecera, eso siempre es lo mejor, porque puedes abordar el tema desde un punto de vista médico o de seguridad".

Sin embargo, no siempre es posible involucrar a un proveedor médico. En ese caso, debes hacer una lista de las inquietudes y llevar un registro de los incidentes que respaldan tus motivos de la conversación. Es importante asegurarte de que el conductor anciano sepa que estás preocupado en vez de sentir que lo estás juzgando o castigando.

Pon la seguridad en primer lugar

A veces, los conductores ancianos pueden reaccionar mal a la solicitud y rehusarse a limitar sus hábitos de conducción. Si todos los esfuerzos respetuosos y razonables fallan, Sullivan dice que presentar un informe de "conductor peligroso" en el Departamento de Vehículos Motorizados local es una manera de abordar la situación cuando no hay más opciones.

Aunque el procedimiento y las normas varían de un estado a otro, el Departamento de Vehículos Motorizados se contactará con los conductores con sus habilidades mermadas y les pedirá realizarse una evaluación médica antes de permitirles conducir de nuevo. La agencia también puede exigirles que hagan una prueba de manejo.

Luego, el Departamento de Vehículos Motorizados determinará si a tu padre/madre o ser querido se le permitirá seguir conduciendo. En algunos casos, pueden poner restricciones, como por ejemplo no permitirle al conductor que conduzca de noche o en autopistas.

Presenta opciones alternativas

"Debes recordar que para la mayoría de las personas, conducir representa libertad", dice Sullivan. Muchos adultos mayores temen que dejar de conducir afectará considerablemente su independencia.

"Ayuda si les presentas opciones de transporte en vez de solo intentar que dejen de conducir", dice. "A veces puedes encontrar amigos o personas en su [comunidad] que estén dispuestos a llevarlos a hacer mandados o a otros lugares".

Agrega que la mayoría de las comunidades tienen algún tipo de servicio de autobuses o camionetas para llevar a los adultos mayores a lugares como la consulta médica, la tienda de comestibles, el centro comercial, etc.

"Si les demuestras que pueden seguir haciendo las cosas que quieren hacer, facilita mucho la situación para todos", afirma Y, en vez de sentir que están perdiendo su independencia, puede que en realidad esperen con ansias hacer amistades gracias a la nueva situación.

Si eres un conductor mayor, debes comenzar a ver qué servicios hay disponibles para facilitar el cambio un estilo de vida sin automóvil. Esto puede incluir el uso de servicios de transporte compartido con más frecuencia, particularmente de noche cuando hay menos visibilidad. Algunas comunidades también proporcionan camionetas y autobuses especiales para adultos mayores para que vayan a sus citas y a hacer sus mandados.

Con los recursos adecuados, los adultos mayores mantienen su independencia y su seguridad sin afectar mucho sus rutinas diarias.

Comparte