Protección contra fraudes para tu empresa

5 consejos para prevenir fraudes contra tu empresa

combatir la fatiga por compasión

Toda empresa es susceptible al fraude. Eso se debe principalmente a que hay tantos tipos diferentes de fraude.

Los ciberdelincuentes adaptan sus métodos casi tan rápido como las compañías de ciberseguridad crean nuevos productos y servicios. Es casi imposible protegerse de todo tipo de ataque.

Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas para ayudar a proteger a tu empresa de los hackers, ciberdelincuentes y ladrones de identidad. Estas son cinco técnicas que puedes incorporar en tus prácticas comerciales.


1. Protege tus cuentas bancarias

Si no has creado cuentas bancarias y de tarjeta de crédito separadas para tu vida personal y los negocios, hazlo. Si los hackers llegan a ingresar a una cuenta, no tendrán acceso a la otra y viceversa. Revisa los sistemas de seguridad que utiliza tu banco para la banca electrónica para asegurarte de que haya cosas disponibles como el cierre de sesión automático.

Crea una política de reembolso bien monitoreada para los gastos de los empleados y cúmplela. Si vas a dar tarjetas de crédito a los empleados, asegúrate de que el proveedor de la tarjeta tenga protecciones adecuadas contra fraudes, como alertas automáticas si un empleado gasta más de cierto monto.

Gestiona las facturas en línea para que haya la menor cantidad de facturas impresas en la oficina. Mientras más papeles haya, más probable es que una factura con información bancaria pueda caer en manos equivocadas.

2. Resguarda tus sistemas informáticos

Los hackers son expertos en ingresar a los sistemas informáticos. Un buen firewall puede proteger los datos de tu compañía, mientras que el software antivirus puede ayudar a detectar las violaciones apenas suceden. Hay varios proveedores de ciberseguridad prestigiosos . Encuentra el producto que mejor se adapta a lo que necesitas.

Establece protocolos estrictos que obliguen a los empleados a crear contraseñas que sean difíciles de descifrar. Haz que los empleados cambien sus contraseñas cada 60-90 días y establece requisitos de contraseñas para asegurarte de que  generen contraseñas seguras.

Una buena idea es hacer una copia de seguridad de tus archivos a diario o semanalmente y guardarla en otra parte. Si algo le sucede a tu sistema, podrás restaurar los archivos que necesitas sin perder mucho tiempo.

3. Verifica los antecedentes penales de tus empleados

Al contratar más personal, es crucial que encuentres gente que no solo esté calificada, sino que también sea de confianza. No te bases únicamente en las referencias y antecedentes laborales. Haz una verificación de antecedentes penales bien completa.

Hay compañías que pueden prestarte este servicio. La mayoría cobra entre $30 y $50 por informe. Cuando achicas la lista de candidatos posibles a una o dos personas puedes hacer una verificación de los finalistas antes de tomar la decisión final. No olvides obtener el permiso correspondiente para hacer las verificaciones.

4. Crea un acceso seguro

Un sistema de ingreso seguro puede mantener alejados a los visitantes no deseados. Algunos sistemas con tarjetas de ingreso ofrecen registros con horarios de las entradas y salidas de los empleados de la oficina.

Además, la gerencia puede limitar el acceso a áreas específicas a ciertas personas. Por ejemplo, puedes usar un sistema de tarjetas de ingreso para permitir que solos los gerentes de TI ingresen a la sala de servidores. Limitar el acceso a áreas delicadas te mantiene a ti y a tu negocio más seguros.

5. Compra un seguro

Si bien hay muchas medidas de precaución que puedes tomar, no hay medidas infalibles. Si sufres un ataque fraudulento, es crucial contar con seguro.

Considera un seguro contra robo de identidad para mitigar las pérdidas en caso de que sufras un ataque. Si bien no se pueden evitar los ataques, el seguro contra robo de identidad permite regresar con más facilidad a la vida diaria en caso de que ocurra un ataque. Según las cláusulas de tu póliza, puede denunciar el problema a los acreedores y reembolsarte el dinero robado.

Además, considera tener una póliza de seguro que te proteja específicamente contra fraudes. Conoce cómo Nationwide puede protegerte a ti y a tu negocio del robo de identidad y el fraude informático con pólizas de seguro y otros recursos.

Comparte