¿Qué es un contrato de manejo para adolescentes?
Cotiza un seguro de auto

Recuperar Cotización Guardada Llama al 1-877-On Your Side® (1-877-669-6877) a cualquier hora

Buscar un agente

Búsqueda avanzada Llama al 1-877-On Your Side®
(1-877-669-6877) a cualquier hora

Ponerlo por escrito: Contratos de manejo para adolescentes

Contrato de Manejo para Adolescentes

Conducir un auto es algo importante. Salir a la calle en cuatro ruedas significa que eres responsable por la seguridad de tus pasajeros, de otros conductores y de tu propia seguridad. Tu hijo adolescente, ¿está listo?

Privilegios obtenidos

Ya que los conductores nuevos son vulnerables a tener más riesgos, muchos padres encuentran la solución en un acuerdo escrito con sus hijos adolescentes: un contrato de manejo.  

Con un contrato, los padres y los adolescentes pueden contemplar todo: pautas, expectativas y metas Y las consecuencias de los incumplimientos. Tenerlo por escrito hace que todo esté claro desde el principio y que sea difícil que alguien se "olvide" de las reglas o haga que expectativas únicas se conviertan en nuevas reglas.

El camino hacia la independencia

A medida que tu hijo adolescente obtenga experiencia en la carretera, dale más libertad. Se pueden utilizar ciertos puntos de referencia:

Precaución, siempre

Incluso con un acuerdo, es importante no avanzar muy rápido. La primera vez que tenga un privilegio nuevo debería ser con una rutina, con bajo estrés - como por ejemplo llevar a un miembro de la familia a una actividad semanal. No permitas que la primera vez que maneje de noche sea a un juego importante. O al baile de graduación. Estarán muy ansiosos.

Una vez que todos estén cómodos con un nuevo privilegio, otorga más. Una vez que hayan aprendido a manejar de día, deja que manejen de noche un vez por semana. Esto le parecerá dolorosamente lento a tu joven conductor, pero un día, cuando menos lo esperes, te lo agradecerán.

¿Quieres saber más?

Mira nuestra biblioteca de Recursos para Autos para aprender más sobre cómo conducir con seguridad y cómo enseñarle a tu hijo a hacer lo mismo.

Comparte