Otros motivos para obtener la tasación de una casa
Obtén una Cotización de seguro de vivienda

Llama al 1-877-On Your Side® (1-877-669-6877) a cualquier hora

Buscar un agente

Búsqueda avanzada Llama al 1-877-On Your Side®
(1-877-669-6877) a cualquier hora

5 razones para obtener la tasación de una casa, además de cuando quieres comprarla

Hombre y mujer mirando una casa

La tasación de una casa —una parte clave de la compra o venta de una vivienda— es una evaluación independiente e imparcial del valor de una propiedad. Realizado por un profesional certificado o autorizado, una tasación suele basarse en otras ventas comparables en el mismo vecindario y mercado, así como también en la inspección visual del estado de la casa.

Las tasaciones son necesarias al comprar y vender una vivienda porque los bancos no te prestarán dinero si el valor tasado de la casa es menor al monto del préstamo. Sin embargo, hay otras situaciones en las que puede ser necesario una tasación y otras en las que puede ayudarte a ahorrar dinero.

1. Antes de vender una casa

Los propietarios de vivienda que piensan poner su casa en el mercado pueden solicitar que antes se realice una tasación para tener una mejor idea del valor de mercado de la casa. Hacerlo puede ayudar a determinar un precio de venta realista y aumentar así la probabilidad de una venta rápida.

2. Refinanciar tu casa

Cuando refinancias tu casa, en realidad estás reemplazando tu vieja hipoteca con una nueva porque el valor de tu hogar puede haber cambiado desde que lo compraste inicialmente. Por esa razón, los prestamistas requerirán una tasación para asegurar que el valor actual de la casa pueda justificar el nuevo monto de la hipoteca. Si el valor de la vivienda ha aumentado desde su adquisición, es posible que puedas obtener efectivo como parte de la refinanciación. No obstante, si este ha disminuido, podrías tener dificultades para obtener un nuevo préstamo.

3. Obtener un préstamo con garantía hipotecaria

A diferencia de la refinanciación, los préstamos con garantía hipotecaria constituyen un segundo préstamo que se superpone a la hipoteca actual. El monto que puedas pedir prestado a través de un préstamo con garantía hipotecaria se basará, en gran medida, en la cantidad de capital que tengas después de restarle el valor restante de la hipoteca al valor actual de la casa. Si el valor de tu casa ha disminuido, podrías no ser elegible para recibir un préstamo con garantía hipotecaria.

4. Solicitar otros préstamos

Otros tipos de préstamos, entre ellos los préstamos comerciales y de dinero en efectivo, pueden requerir que uses tu casa como propiedad en garantía. Al igual que con los préstamos con garantía hipotecaria, el banco querrá asegurarse de que el dinero que preste esté respaldado por el valor actual de tu propiedad.

5. Apelar las evaluaciones fiscales

En muchos estados, los impuestos sobre la propiedad se calculan sobre la base del valor justo de mercado de tu vivienda. Si el valor que figura en tu factura de impuestos a la propiedad parece ser demasiado alto —por ejemplo, si los precios de las viviendas de tu vecindario o ciudad han caído—, es posible que puedas apelar la evaluación.

Una tasación independiente podría ayudarte a respaldar tu caso lo que, en última instancia, podría reducir tu impuesto anual sobre la propiedad. El proceso para recusar evaluaciones varía según el estado y la localidad, así que asegúrate de verificar si tu estado o localidad permite a los propietarios de vivienda presentar sus propias tasaciones al apelar las evaluaciones del impuesto sobre la propiedad.

Aprovecha tu tasación al máximo

Considera proporcionar información que ayude al tasador a hacer una estimación precisa del valor de la casa. Recopila información sobre los precios de venta de casas cercanas y detalles sobre tu propiedad y vecindario que quizás no resultan tan evidentes, como el hecho de tener un lote más grande o contar con una escuela nueva a poca distancia.

Mantener un registro del mantenimiento del hogar y de los proyectos de mejora realizados también puede ser útil ya que permite demostrar que tu casa está bien cuidada. Ten en cuenta que es poco probable que puedas recuperar el costo total de una renovación importante, como la remodelación de una cocina o un baño, en el valor tasado de tu casa.

Al igual que con la venta de una casa, mejorar su apariencia general puede marcar una diferencia cuando el tasador venga a realizar la inspección. Asegúrate de que el césped esté cortado y que la casa no está repleta de cosas ni desordenada. Considera la posibilidad de pintar o realizar otras reparaciones si el interior o el exterior están sucios o muestran signos de descuido.

Para obtener más información sobre cómo aprovechar al máximo tu hogar, visita la sección Recursos para el Hogar del Centro de Aprendizaje de Nationwide. Además, puedes hacer clic aquí para conocer más sobre el proceso de tasación de viviendas.

Comparte