Tres tipos de seguro para negocios minoristas

¿Necesito cobertura de seguro para mi negocio minorista?

Seguro para minoristas

¿Necesito seguro para mi negocio minorista?

Los minoristas invierten mucho tiempo y dinero en sus negocios. Hay diferentes tipos de seguros, con pólizas especialmente diseñadas para negocios minoristas, que pueden ayudarlos a proteger sus negocios de diversos accidentes o contratiempos.

Según el tipo de póliza, esos incidentes pueden incluir daños relacionados con el clima, mal funcionamiento de los servicios, robos, vandalismo y otros problemas ocasionados por el hombre. Al comprar un seguro, ten en cuenta estos tres tipos de cobertura.

1. Seguro de propiedad comercial

El seguro de propiedad comercial es el "seguro de tu negocio". Puede proteger el espacio físico y el contenido de tu negocio de pérdidas inesperadas relacionadas con incendios, daños de tormentas, robos, vandalismo o daños provocados por vehículos, incluso aviones según la póliza. Por lo general este tipo de póliza de seguro te reembolsa el costo de los eventos cubiertos que causan daños a tu edificio, los carteles exteriores, mobiliario, equipos, inventario y quizá hasta las pertenencias de otras personas en tu predio.

Imagina que se produce un incendio a raíz de un cortocircuito en la oficina donde guardas las computadoras de tu compañía, los equipos de tus cámaras de seguridad y el inventario extra de tu negocio. Cuando tu compañía de seguros se prepara para reembolsarte el costo de los daños a estos artículos, es importante tener un registro detallado de todo lo que compraste y de cuánto pagaste. Esto le ayuda a tu tasador a asignar un valor a lo que se debe reemplazar.

Antes de comprar una póliza, prepara un listado de todo lo que hay dentro de tu negocio que tenga valor monetario, incluido el costo del edificio, si es de tu propiedad. De ser posible, ten un archivo digital con respaldo de los recibos escaneados de los artículos que compras o actualizas. Tomar fotos y grabar todo el negocio y las áreas auxiliares como los espacios de almacenamiento es otra forma útil de documentar los artículos que tienes en tu negocio.

Conocer el valor monetario de estos artículos de antemano ayuda a tu agente de seguro a delinear una cobertura que proteja los bienes que son importantes para tu negocio.

2. Seguro de responsabilidad civil

El seguro de responsabilidad civil  sería el "seguro para tus clientes". Cubre a tu negocio contra accidentes que afectan a los clientes y otros visitantes de la tienda. Si, por ejemplo, un cliente resbala y cae sobre un piso mojado en tu negocio y se lesiona, el seguro de responsabilidad civil puede cubrir los costos de atención médica, los costos legales y los daños por los que eres legalmente responsable. Por lo general el seguro de responsabilidad civil no cubre lesiones ni disputas con los empleados, ni daños a los vehículos de la compañía. Cada uno de estos problemas requiere una cobertura de seguro aparte.

Puedes adaptar el seguro de responsabilidad civil para cubrir aspectos singulares de tu negocio, añadiendo  pólizas suplementarias. Un agente podría sugerirte un seguro relacionado con prácticas laborales para cubrir a tu compañía en caso de una demanda por despido no justificado, o un seguro de responsabilidad civil por venta de alcohol que protege a tu compañía contra demandas que resultan de la venta de alcohol en tu negocio.

3. Cobertura de ingresos de la empresa

El seguro de ingresos de la empresa  es tu seguro para "capear el temporal". Funciona junto a tu seguro de propiedad y permite reembolsar la pérdida de ingresos durante un evento cubierto como un incendio, temporal de viento, granizo o si eres víctima de un acto de vandalismo. Quizá debas cerrar tu negocio de manera temporal para reparar los daños causados por una tormenta. Esta cobertura permite reemplazar los ingresos netos perdidos o pagar los gastos corrientes, incluidos los de nómina o la hipoteca o, de ser necesario, los gastos de mudanza.

Este tipo de cobertura también se puede adaptar a lo que necesitas específicamente. Si tus proveedores no pueden producir los bienes de los que depende tu negocio, por ejemplo, quizá un agente te sugiera un endoso de cobertura de propiedad dependiente. El suplemento de la póliza puede cubrir la pérdida de ingresos o un aumento en tus gastos que resulten de un daño cubierto que sufra otra organización de la que depende tu compañía para recibir productos y servicios.

Una agente puede asesorarte sobre seguro de negocios minoristas

La mejor forma de garantizar que tu seguro cubra todas tus necesidades es hablar con un agente. Un agente con experiencia sabe qué preguntarte y qué sugerirte en función de tus respuestas, incluidos los suplementos o pólizas de responsabilidad extendida que te aporten la confianza de que tu seguro de negocio minorista te da la protección que necesitas para tu situación. Cuando estés preparado para comprar un seguro de negocios minoristas,  contacta a un agente de Nationwide para que te sugiera opciones de cobertura.

Comparte