Cómo cambiar de banco

Tu Guía para Cambiar de Banco en 5 Sencillos Pasos

Si te sientes desilusionado con tu banco actual o un cambio en tu vida te inspira a mejorar tus finanzas, puede que sea el momento de cambiar de banco. Cargos altos, tasas insignificantes y un servicio al cliente mediocre son razones comunes para irse a otro banco, al igual que mudarse, casarse o comenzar un nuevo trabajo. A veces tu situación financiera necesita renovarse.

Aunque sientes que hay un mejor banco para ti, quizás te parezca que no vale la pena el esfuerzo que harás para hacer el cambio. Pero el proceso puede ser sencillo si te organizas bien y tomas todas las precauciones. Sigue los pasos sencillos y usa las herramientas que proporcionamos aquí para hacer ese cambio hoy mismo.

Infografía interactiva sobre cómo cambiar de banco

Haz clic en los pasos en que necesitas ayuda para obtener información adicional y herramientas que puedes usar.

Cómo cambiar de banco Abre una nueva cuenta Cambia tu depósito directo Actualiza las facturas y los pagos automáticos Redirecciona transferencias externas Cierra la cuenta antigua

Abre una nueva cuenta

Por fin encontraste un banco que se adapta perfectamente a tus necesidades. Estás emocionado y quieres transferir tu dinero y comenzar. Pero antes de hacerlo, asegúrate de mantener un poco de dinero en tu banco actual y no cierres la cuenta de inmediato. Por el siguiente motivo: puede que aún tengas algunas transacciones en estado pendiente, lo que significa que no han sido depositadas en tu cuenta todavía. Puede que algunos cheques o transferencias automáticas para facturas no hayan sido cobrados. Así que es mejor que mantengas un poco de dinero en tu cuenta antigua por si acaso.

¿Aún no abres una nueva cuenta de cheques? Descubre lo que se siente ser un miembro valioso con Nationwide Member CheckingSM.


Cambia tu depósito directo

Debes actualizar lo antes posible los detalles de tu cuenta en el departamento de recursos humanos de tu empleador. Puede que se te pida llevar un cheque cancelado de tu nueva cuenta, o puede que simplemente necesites proporcionar tu número de cuenta actualizado y número de ruta bancaria.

Descarga un formulario útil aquí.


Actualiza tus facturas y pagos automáticos

Cuando tu depósito directo ya esté configurado, puedes comenzar a cambiar pagos automáticos para cualquier factura que tengas. No te olvides de los pagos automáticos o suscripciones que puedan estar vinculados a tu número de tarjeta de débito. Revisar estados de cuenta bancarios antiguos es una buena manera de refrescar tu memoria sobre todo lo que necesitas cambiar.1 De esa manera, tendrás una lista completa de todos los proveedores que requieren la información de tu nueva tarjeta de débito o cuenta de cheques.

Descarga una planilla de registro útil aquí


Reenruta transferencias externas

Si tienes transferencias externas configuradas hacia o desde tu cuenta antigua, deberás asegurarte de que tu nueva cuenta está configurada para hacer las mismas transacciones desde tu nuevo banco. De modo que si tenías fondos que transferir desde el Banco Antiguo al Banco ABC, tendrás que asegurarte de que el Nuevo Banco también tenga fondos para transferir al Banco ABC. Lo mismo corre para cualquier fondo que tenías desde el Banco ABC al Banco Antiguo.

Descarga una planilla de registro útil aquí



Cierra la cuenta antigua

Ahora estás listo para cerrar tu cuenta antigua. Puedes solicitar un reembolso mediante un cheque de caja, transferencia electrónica o transferencia ACH, que puede tener un pequeño cargo. Ten en cuenta que no podrás cerrar tu cuenta si tiene un saldo negativo. Deberás salir del estado negativo primero.

Por último: la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, una agencia del gobierno de los EE. UU., recomienda obtener una confirmación por escrito del cierre de la cuenta.2 Los bancos pueden reactivar cuentas cerradas si no se cambiaron apropiadamente pagos o depósitos automáticos, de modo que un registro escrito podría ser práctico si es necesario disputar cobros.



Comparte