Consejos para mudarse juntos

Cómo combinar hogares de manera efectiva

Pareja embalando cajas

¡Mudarse juntos es motivo de festejo! Sin embargo, optar por tomar el riesgo de vivir en concubinato no es una decisión para tomar a la ligera. Deberás tomar decisiones clave con respecto a cómo combinar tus pertenencias, resolver problemas que puedan surgir con las finanzas compartidas y las tareas del hogar, y ajustarse a vivir juntos pacíficamente.

Aquí presentamos algunos consejos para parejas que se mudan juntas:

Establece algunas reglas básicas

Siempre hay un período de adaptación cuando te mudas por primera vez y comienzas a pasar más tiempo cerca de tu pareja; no obstante, algunas reglas básicas pueden ayudar a facilitar la transición. Conocer sus roles cuando se trata del mantenimiento del hogar es un excelente primer paso. Siéntense juntos y hagan una lista de los quehaceres diarios, semanales y mensuales y pónganse de acuerdo en cuanto a cómo dividirlos; coloquen una copia de la lista en la heladera, si es necesario.

También es una idea inteligente establecer cuánto tiempo necesitarán para sí mismos. Es posible que uno de los miembros de la pareja espere pasar más tiempo juntos, mientras que el otro anticipe necesitar más tiempo a solas o con amigos o con un grupo de pasatiempo, como antes. Llegar a un entendimiento con respecto a cómo ambos desean pasar el tiempo les ayuda a los dos a establecer expectativas realistas también.

Mide tu espacio

Ya sea que te estés mudando a una casa nueva o a una que tú o tu pareja ya ocupan, resulta útil saber cuánto espacio tienes. Mide las diferentes habitaciones y haz un inventario de tus muebles. Es posible que el juego de dormitorio que tanto amas no entre en la nueva casa. Eso hará más fácil que te desprendas.

Antes de mudar algo, ambos deberán ponerse de acuerdo con respecto a lo que se queda y a lo que se va.

Por ejemplo, pueden decidir aferrarse solo a lo que compraron con tu pareja. Quizás desees muebles que combinen en vez de un revoltijio de elementos funcionales pero que no quedan bien juntos. El nuevo hogar debe ser un espacio donde ambos se sientan cómodos.

Comprometerse facilitará todo esto, de modo que puede ser mejor elegir un nuevo estilo decorativo juntos en vez de tomar elementos de lo que cada uno tenía cuando vivían separados.

Decide qué conservar

Cuando vivan juntos no necesitarán dos cafeteras, licuadoras u hornos microondas, y tener múltiples juegos de platos o cristalería puede ocupar mucho espacio valioso. Antes de la fecha de la mudanza decide cuáles de estos elementos son de mejor calidad o tienen un valor sentimental y deshazte de los otros o dónalos. Muchas organizaciones de beneficencia incluso vienen a recoger las donaciones, lo que hace que la tarea de deshacerse realmente de los elementos extra sea aún más sencillo.

El espacio del armario puede ser limitado una vez que tienes dos roperos que ocupan el mismo espacio. Este es un momento perfecto para que ambos revisen sus guardarropas y donen o se deshagan de cualquier prenda que ya no usen o que no necesiten más.

Si tienes elementos que crees que necesitarás después o de los que no puedes desprenderte, considera almacenarlos en el garaje o el sótano. Date un tiempo límite, como un año o dos, para conservarlos antes de donarlos. Coloca notas adhesivas en las cajas individuales y los artículos más grandes con la fecha en que los guardaste en el almacenamiento. Cada vez que uses algo, agrega la fecha actualizada. Al comenzar cada estación revisa las fechas; si algo ha permanecido sin usar durante un año, puedes deshacerte sin problemas de eso.

Ocúpate de tus tratos económicos

Combinar hogares significa coordinar el dinero. Ya se que alquiles o que seas propietario, hay un costo de vivienda, de servicios públicos, de seguro y de otras facturas. Este es el momento ideal para hablar sobre cómo se dividirán los diferentes pagos, hasta puedes convertirlo en una noche romántica.

Eso puede significar obtener una cuenta bancaria conjunta para pagar todos los gastos de manutención. O bien puede significar decidir cómo dividir esos costos, en base a sus ingresos individuales u otros activos financieros.

Encaren pacíficamente los conflictos

Hasta las parejas más amorosas pueden estar en desacuerdo con respecto a conservar ciertas posesiones. Puedes desalentar estos momentos de conflicto con humor o sugiriendo compromisos razonables. Quizás puedes conservar parte de un juego de sala de estar o decidirte por un color que se encuentra entre las opciones que cada uno prefiere. Alcanzar un punto medio es parte de vivir juntos.

Combinar hogares puede ser un momento de tensión; sin embargo, las parejas que se toman el tiempo para establecer reglas claras también se están organizando para una fácil transición a una nueva etapa de la vida. Mientras comienzas a prepararte para este próximo nivel en una asociación, conoce cómo Nationwide puede ayudarte a mantenerte tanto a ti como a tus seres queridos protegidos.

Comparte